NacionalesSin categoría

Más de una docena de funcionarios venezolanos señalados como narcotraficantes

El caso del vicepresidente Tareck El Aissaimi vuelve a poner sobre el tapete la colusión entre el Estado y el narcotráfico. Varios son los funcionarios venezolanos que han sido señalados por los EE.UU. de estar involucrados en este flagelo, pero sin dudas este es el de mayor rango.

Las listas oficiales

En el caso de Venezuela las informaciones del volumen o tráfico de droga y el involucramiento de funcionarios civiles y militares de alto nivel permite suponer  que existe un estado tan penetrado por las organizaciones de narcoraficantes, que diversos altos funcionarios las protegen o son parte de ellas o incluso las controlan.

Para la Oficina contra la Droga y el Delito de NN.UU. cerca del 41% de la cocaína que va hacia Europa pasaba a través de Venezuela para 2010. La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, también de NN.UU. en su informe de 2015, señalaba que “se sigue traficando cocaína desde la zona fronteriza entre Colombia y Venezuela… a pistas de aterrizaje ubicadas en Centroamérica y el Caribe”. El Departamento de Estado de EE.UU. señalaba en su  Informe  “Estrategia Internacional de Fiscalización de Estupefacientes  de 2016” que: “Venezuela sigue siendo un importante país de tránsito de drogas en 2015. Y es una de las rutas de tráfico preferidas”  y que “la gran mayoría de narcóticos ilícitos que transitaron por Venezuela en 2015 estaban destinados al Caribe, América Central, Estados Unidos, África Occidental y Europa. Las organizaciones colombianas de narcotraficantes -incluidas …las “BACRIM”, las FARC y el ELN – facilitan el transbordo de estupefacientes a través de Venezuela. Según informes de los medios de comunicación, organizaciones mexicanas de narcotraficantes también operan en Venezuela, incluyendo el Cartel de Sinaloa y Los Zetas”.

La lista kingpin

Los EE.UU. han venido imponiendo sanciones administrativas a un grupo de oficiales de alto de rango que ellos acusan de vinculaciones al narcotráfico. En 2008 fueron los exministros y actuales gobernadores Henry Rangel y Rodríguez Chacín. Así como el general Hugo Carvajal, quien fuera jefe de la Dirección de Inteligencia Militar y actual diputado nacional.  En 2011 fueron señalados el general Cliver Alcalá Cordones y el diputado Freddy Bernal.

En agosto de 2016 el  Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que una corte federal en Brooklyn, Nueva York, acusó a los generales  Néstor Luis Reverol Torres actual ministro del Interior y Edilberto José Molina Molina, de “…haber recibió pagos de narcotraficantes a cambio de ayudarlos  a distribuir cocaína para su importación definitiva a los EE.UU.”  También está el caso del diputado Diosdado Cabello que según un artículo publicado el 18 de mayo de 2015, en el diario Wall Street Journal (WSJ), estaría siendo investigado. Además está el caso de los sobrinos de la esposa de Nicolás Maduro que fueron condenados por narcotráfico en EE.UU.

El caso El Aissaimi

Fue Maduro quien dio mayor visibilidad a Tareck El Aissaimi  al sacarlo de la gobernación de Aragua y nombrarlo vicepresidente de Venezuela.  Quizás para liquidar cualquier intento de ser revocado, pues de serlo, en la presidencia quedaría el sirio-venezolano  al que se le atribuye mucha mano dura y extremismo en sus convicciones. Su nueva visibilidad parece que  generó reacciones al nivel internacional. Por una parte, CNN en español lo relacionó con la entrega ilegal de pasaportes y su posible vinculación con el terrorismo islámico. Pero hay otro ángulo que saltó con su inclusión en la lista Kingpin, de personas involucradas con el narcotráfico.

La relación de Aissami con el narcotráfico se remonta a las acusaciones del capo de la droga criollo Walid Makled quien señaló que había pagado sobornos a Tareck y a un hermano de él. El Wall Street Journal  aseveró en aquel momento que Rafael  Isea, exgobernador de Aragua, quien solicitó asilo en EE.UU., habría confirmado esto ante las autoridades estadounidenses.

Kingpin a Tareck

EE.UU. le venía siguiendo la pista a Tareck. Lo cierto es que el 13/2/2017, la Oficina de Control de Bienes Extranjeros de los EE.UU.  (OFAC) lo designó como “Narcotraficante Especialmente Designado”, “por desempeñar un papel importante en el tráfico internacional de estupefacientes”.  Así como a su testaferro y colaborador Samark José López Bello, a quien  se le congelaron bienes  y se le incautaron varias empresas “que forman parte de una red internacional que abarca las Islas Vírgenes Británicas, Panamá, Reino Unido, Estados Unidos y Venezuela” dice la OFAC.

 A Tareck se le acusa de “facilitar  envíos de narcóticos desde Venezuela, incluyendo el control de los aviones que salen de una base aérea venezolana y  de las rutas de drogas a través de los puertos de Venezuela. También presuntamente habría “facilitado, coordinado y protegido a otros narcotraficantes que operan en Venezuela. Específicamente, … recibió el pago por la facilitación de envíos de drogas pertenecientes …a Walid Makled”. Y estaría “vinculado a la coordinación de envíos de drogas a Los Zetas, un violento cartel de drogas mexicano, además de brindar protección” a varios narcotraficantes.

¿Y ahora?

La respuesta del régimen fue floja. Después de callar por 24 horas, se citó al encargado de negocios de la embajada norteamericana para que diera explicaciones a la señora canciller. Esto es explicable pues Maduro sigue la línea del Kremlin y La Habana, de no atacar a Trump, en la esperanza que esto les facilite a ellos una mejor negociación con el nuevo gobierno en Washington.

Si bien el problema de Venezuela es la violación de los derechos humanos de los venezolanos además de las relaciones del régimen con países no democráticos que incluso se perciben como  enemigos de occidente y de los EE.UU., como opina el Secretario de Defensa estadounidense, el asunto del narcotráfico es una preocupación para los norteños. Y a diferencia de Colombia donde encontró apoyo del gobierno, en Venezuela la consolidación de un narcoestado no le convendría a los EE.UU. en su estrategia de lucha contra la droga… y a los venezolanos menos. Entre otras cosas pues el esfuerzo hecho en Colombia se escaparía por Venezuela.

Créditos de la fotografía: elpitazo.com

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close