fbpx
OpiniónSin categoría

En Copei el drama es doble

Hay partidos que asumieron el riesgo de acudir a la validación y otros que rechazaron ese mecanismo. Debemos acompañarnos unos a otros con lealtad.

“Todos a la una” como Fuenteovejuna. Esa debe ser la consigna unitaria de todos los partidos de oposición venezolanos. Más allá de los matices, temperamentos e ideologías de cada partido político, todos quienes estamos comprometidos con el cambio de  Gobierno y la realización de elecciones para iniciar una cambio profundo que traiga prosperidad social y económica al pueblo debemos estar más unidos que nunca. Los partidos políticos son palancas de cambio fundamentales para lograr un auténtico estado de derecho, justicia e institucionalidad. Es un deber ciudadano defenderlos y cuidarlos, independientemente del derecho a cuestionarlos.

Las observaciones al proceso de validación montado por el CNE a los partidos son muy serias. Este mecanismo hace remotamente alcanzable la meta. El despliegue de las maquinas es desproporcional a las huellas requeridas. “Es un golpe brutal a la democracia” como dijimos la Dirección Nacional de Copei en un documento conjunto suscrito por las principales reservas morales e históricas de Copei: Pedro Pablo Aguilar, Oswaldo Álvarez Paz y José Curiel.

En Copei el drama es doble, porque además de tener que enfrentar tan leonino mecanismo de validación se nos impuso judicialmente una junta interventora que nos coloca ante el terrible dilema de no saber para qué o quién recogeríamos esas huellas de validación. Eso creó un lamentable clima de confusión en nuestra organización, porque salvo el caso de algunos exdirigentes y un par de exgobernadores asociados a esta macabra operación contra Copei (capaces estos resentidos contumaces de aliarse directa o indirectamente con el Gobierno para intentar controlar tan digna institución de 71 años de historia) la mayoría abrumadora del pueblo copeyano y su dirigencia son víctimas inocentes de esa patraña.

Hay partidos que asumieron el riesgo de acudir a la validación y otros que rechazaron ese mecanismo. Dicho esto nos queda la responsabilidad de no abandonarlos, sino de acompañarnos unos a otros con lealtad y camaradería. De convertir esta nueva emboscada del Gobierno en una oportunidad para el reencuentro fraterno, el juego limpio y el apoyo recíproco entre los partidos de la Unidad. Lo que las mentes macabras del Gobierno intentaron convertir en un festín de canibalización depredadora de los partidos democráticos debemos convertirlo en una jornada épica de solidaridad y asistencia.

Cada partido que ya tomó la decisión de validarse no debe ser abandonado, ni por los otros partidos ni por el pueblo. Invito a los venezolanos a tener claro que el plan del gobierno es exterminar a los partidos políticos para diezmar los instrumentos de lucha que pueden presentarle una alternativa política de cambio y unidad nacional al desmadre creado por el Gobierno.

Agradezco a la MUD -en palabras de Freddy Guevara- su postura de que no permitirá que más partidos sean intervenidos como se hizo con Copei. Desde Copei les decimos que los copeyanos no dejaremos sola a la unidad. Esperamos que a nosotros, el verdadero Copei regado en cada rincón de Venezuela, tampoco nos dejen solos. Cada tarjeta que supere la prueba quedará a la orden de la Unidad. Lo dijo Ramón Guillermo Aveledo: ¡Defendamos la tarjeta de la MUD! Tarjeta que, lleno de orgullo, recuerdo que presentamos los copeyanos a la Unidad.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close