Nacionales

Manuel Avendaño: Nos conviene que el tema Venezuela no se pierda porque la crisis se agudizará

Para este 19 de junio fue convocada la continuación de la reunión de consulta de los cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) para tratar de llegar a un acuerdo con respecto al tema de Venezuela, después que el 31 de mayo no se logrará aprobar una resolución.

Sin embargo, ese mismo día y hasta el 21 de junio se llevará a cabo la Asamblea General de la OEA, reunión en la que participarán los cancilleres y en la que podría tocarse el tema de Venezuela, si en la reunión de ministros de Relaciones Exteriores no se llega a un acuerdo.

El Responsable de Relaciones Internacionales del partido Voluntad Popular (VP), Manuel Avendaño, en entrevista para ENPaís aseguró que, de tratarse la crisis venezolana en la Asamblea General, podría aprobarse una resolución, debido a que para hacer esto en esta instancia de la OEA solo se necesitan 18 votos.

¿Cuáles son sus expectativas para la reunión de cancilleres y la posterior Asamblea General de la OEA?

Nuestro escenario y lo que se ha estado trabajando durante todas estas semanas desde el 31 de mayo ha sido que este bloque de 14 países, llamado CARICOM pueda finalmente votar o llegar a un acuerdo con resoluciones mucho más firmes que la que se pretendía aprobar en la pasada reunión.

Ahora bien, hay algo importante y es que hay un reconocimiento tácito de toda la región, incluso los países del Caribe, en que la Constituyente va a profundizar la crisis y otra es que hay una preocupación por el uso de los tribunales militares para juzgar a civiles, además de la represión de los más de dos meses de protesta.

Estas dos últimas cosas son sobre las cuales nosotros quisiéramos que se generarán consensos mínimos para después ir escalando a otras solicitudes como la liberación y amnistía de presos políticos o reconocer a la Asamblea Nacional y por supuesto un cronograma electoral claro.

Nosotros esperamos que con base a estos consensos que existen en la región se pueda llegar a una resolución mucho más sólida, fuerte y contundente que permita abrir esos espacios de negociación dentro de la OEA para poder salir de la crisis.

En cuanto a la Asamblea General, en el temario de discusión no está incluido formalmente el tema de Venezuela, pero tenemos la expectativa de que, si no se llega a un acuerdo en la reunión de cancilleres, se toqué el tema en la Asamblea General.

¿Por qué es importante que el tema de Venezuela se toqué en la Asamblea General?

Porque los quórums de aprobación son distintos, por ejemplo, para aprobar algo en la reunión de cancilleres se necesita los dos tercios, pero para aprobar algo en la Asamblea General necesitas mayoría simple, que serían 18 votos.

Así, si no se llega a un acuerdo en la reunión de cancilleres, porque no se cuentan con los votos necesarios, puede que en la Asamblea General, si el tema llegase a tocarse, se apruebe con menos votos, porque son instancias diferentes.

Esto no significa que no se esté generando ningún tipo de discusión sobre Venezuela, todo lo contrario, existe una preocupación en la región sobre la situación de Venezuela, pero quizás en cómo tratar la crisis a lo mejor no existen tantas coincidencias.

¿Hay países del CARICOM que estén en contra de la Constituyente y estén dispuestos a votar por una resolución contra ella?

La posición de ellos es no atacarla, sino buscar otras vías para poderla trabajar, ellos no ven la Constituyente como la salida, creen que profundizaría la crisis.

¿Consideran que puede haber acuerdo en la reunión de cancilleres?

Es lo que estamos tratando de ayudar e impulsar a través de diferentes maneras, como mostrarles la realidad a estos países y esto evidentemente es un juego de intereses entre los países y nosotros estamos haciendo todo el esfuerzo para que se llegue a un acuerdo y bueno nos quedan unos días de trabajo todavía que hay que aprovecharlos para buscar un acuerdo y tenga la expectativa, a pesar de que no está en el cronograma oficial, de que pudiese tocarse el tema en la Asamblea General.

¿Cuáles serían las consecuencias que vislumbran de haber o no acuerdo en la reunión de cancilleres y si se llegara a tocar la crisis venezolana en la Asamblea General?

La región está clara en la situación de Venezuela, ahí no hay ninguna discusión, sin embargo, hay 14 o 15 países que están perfectamente claros de que es lo que pasa, que es el bloque de los países de Sudamérica, salvo Ecuador, Bolivia, Norteamérica y gran parte de Centroamérica que son los países que siempre nos han apoyado.

Para nosotros apoyar una resolución que no explique explícitamente lo que sucede, no sería tan favorable, a nosotros nos conviene que el tema se siga manteniendo, que el tema de Venezuela no se pierda, porque sabemos que la crisis se va a agudizar a medida que el régimen avanza en su propuesta de la Constituyente.

Si no hay acuerdo en la reunión de cancilleres y el tema se llegara a tocar en la Asamblea General, en ningún caso sería una derrota, todo lo contrario, el tema seguirá tratándose y continuará la búsqueda de soluciones y lo más importante es que la mayoría de los países de la región están de nuestro lado, igual en el Caribe saben lo que está sucediendo.

¿Cómo evalúan que la canciller Delcy Rodríguez no asista a las reuniones de la OEA?

El régimen sabe en que terreno se mueve, que hay una preocupación continental y que ella va a ser muy cuestionado, sobre todo por sus insultos en los últimos días hacia países hermanos como pasó con Perú y hay que recordar que la comunidad internacional puede estar de acuerdo o no con algo, pero la forma en la que Delcy Rodríguez se dirige a hermanos latinoamericanos y caribeños no son propias de una canciller.

Por lo tanto, ella sabe que, por no haber guardado las formas, por no tener la mayoría de su lado y porque existe una preocupación continental por la situación de Venezuela va a ser cuestionada. Eso por supuesto va a ser una derrota tremenda para ella.

¿Qué sucedería si se aprueba una resolución contundente, pero el Gobierno de Maduro no la reconoce?

Aquí hay que evaluar tanto los costos políticos como los internacionales de la presión, por ejemplo, el costo de no tomar en cuenta una resolución que la mayoría de los países del hemisferio tomen, es claro síntoma de que el régimen se encuentra absolutamente debilitado.

También hay que ver esto desde el punto de vista de la política interna, el régimen, que está buscando su sobrevivencia, la puede encontrar en resoluciones que le den el apoyo de la comunidad internacional que le permita buscar una salida negociada a esta crisis.

Por lo tanto, la presión internacional, aunque ellos digan que no le van a hacer caso, son la mayoría de los países los que están buscando soluciones negociadas para Venezuela, porque desestabiliza la región y si el conflicto en Venezuela sigue no va a haber tranquilidad y por lo tanto es un interés de la mayor parte de la comunidad americana por buscar salidas negociadas a esto.

Puede que no lo acepten, pero en el fondo, el costo político para no tomar en cuenta lo que allí suceda es bastante alto.

Ellos saben lo que está sucediendo, por eso no mandan a Delcy, por eso es que buscan insultar en vez de construir propuestas y ellos lo saben.

Foto Archivo ENPaísZeta

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close