Columnistas

Ante la tiranía, a los ciudadanos solo les quedó asumir la desobediencia civil

Ante la tiranía, a la sociedad civil solo le quedó asumir la desobediencia civil ordenada por la Constitución para impedir la disolución de la República y la entrega de Venezuela a Cuba.

En los casi 100 días de protesta cívica en todo el país, por una minoría de la resistencia, que por la represión brutal del Régimen ilegítimo e ilegal de Nicolás Maduro ocasionó para la fecha de hoy más de 100 muertos, el movimiento de bases populares de la oposición pidió una consulta popular según el artículo 70 de la Constitución e inmediatamente la dirigencia de los partidos de oposición la vieron viable y la anunciaron con las limitantes de financiamiento y el bloqueo oficial de publicidad por el control absoluto del Régimen a los medios comunicacionales. El 16 de julio se realizó la consulta con éxito. Fue una jornada épica, a pesar de la manipulación oficial y de las amenazas de los cuerpos de seguridad y sus apéndices (los colectivos).

Con un población de casi 30 millones de habitantes, de los cuales el 80% rechaza de plano el Régimen criminal, asesino de jóvenes, corrupto, narco y traidor; con un padrón de más de 19 millones de electores de los cuales solo aparecieron dando la cara a la consulta popular más de 7.5 millones, no es festejable como para poner botellas de whisky de 12 años y libar. No, quedan pocos días y hay que echar el resto a la calle.

Somos 24 millones de venezolanos opositores, cada cual por una razón diferente. No queremos este sistema de Régimen, apoyado por una cúpula de bandoleros que dejaron atrás su juramento militar de lealtad a la Patria para jurar lealtad al narcotráfico, a los cubanos y otros ladrones internacionales de nuestros minerales.

Hay 4.5 millones de jóvenes y adolescentes en las calles sin instrucción, bajo el dominio de los traficantes e inductores de consumo de droga. La deserción escolar aumentó 20%. Hay 15% de niños en situación de calle por abandono.

Se aumentan los programas sociales sin control y solo el 30% de ellos llega a la población. El resto es para la corrupción.

Nicolás Maduro quiere por capricho imponer la Asamblea Nacional Constituyente para legitimar y legalizar todas las fechorías de los últimos 18 años en el poder de un grupo de facinerosos. Quiere eliminar el Estado Federal y establecer un totalitarismo al estilo cubano.

Después de 18 años de un Régimen que combina la ineptocracia con la cleptocracia, ahora quieren imponer un  régimen oclocrático. Hemos visto a los candidatos a la Asamblea Constituyente que se publicitan a cada momento en los medios. Son incapaces, incultos, recoge latas, enchufados, atracadores, inútiles, ineptos, locos, ignorantes y torpes. Todos, como las focas, aplauden el proyecto cubano que presenten los ladrones del Régimen.

Dejémonos de vainas y salgamos todos en estos pocos días y frenemos la locura de un Estado forajido.

@BayedRafael

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close