fbpx
Columnistas

El discurso del régimen es amor, paz y convivencia pero el adoctrinamiento es odio 

Debemos entender que luchamos contra una hegemonía globalizada que quiere eliminar la clase media decente.

La crisis de los movimientos políticos, ramas del comunismo o socialismo en Latinoamérica, los lleva a perder espacio desde los últimos 5 años, por ello la estrategia de los libretistas es fomentar y promover acciones de toda clase de vandalismo contra las sociedades.

Desde el poder por tener el control de las estructuras del Estado siembran toda clase de acciones que dejen en duda la conducta de la oposición, al extremo de justificar su exterminio a como dé lugar, mostrándola como enemiga de valores patrioteros, no solo con discursos altisonantes con un verbo encendido y criminal, sino adobados con publicidad y programación subliminal en los medios de comunicación.

Contra el sistema de Gobierno usan toda clase de acciones incluso usan mercenarios anarquistas y terroristas mediáticos para sus fines perversos. Son los dueños de los valores de la sociedad. Cualquier acción del Estado para mantener la estabilidad en la convivencia la consideran violación a los derechos humanos y movilizan criminales de todas partes para actuar en defensa de la conducta criminal. Dicen una cosa y hacen otra. Enarbolan la bandera de los derechos humanos y en las manifestaciones ordenan asesinar a mansalva. Critican y condenan la corrupción. Son unos bandoleros descarados que usan cualquier medio para obtener beneficio desde su posición política.

Acabar con la clase media, rancherizar al pueblo al mismo nivel de la clase paupérrima, que tiene que mendigar para satisfacer sus necesidades. De esa forma todos quedan humillados e implorantes sumisos ante quienes detentan el poder. Vivir como en China, Corea del Norte, Cuba, Rusia.

En estos regímenes, todos son operadores políticos que ejecutan las órdenes porque están compuestos por grupos que responden a determinados responsables de aéreas al servicio de la delincuencia organizada, con fuerza legal. El pueblo debe ser informante de los cuerpos de seguridad y de las hordas de represión del Régimen. Todos vigilantes de todos. De ahí las delaciones y traiciones entre ellos.

Aquí, este Régimen está cada día más agresivo por la falta de cultura de una muchedumbre, mínima y paupérrima, pero agresiva y sanguinaria, motivada para asesinar. Solo ve con odio al resto de la sociedad. A la dirigencia le indujo odiar a la sociedad honesta y organizada, a ese pueblo profesional, trabajador de clase media, tímida pero desorientada, expectante y temerosa en su mayoría.

Ahí están los movimientos sindicales, que en su mayoría son dirigidos con la amenaza y la extorsión y los trabajadores son arreados como animales.

El discurso de estas tendencias políticas siempre es de amor, paz y convivencia, pero en el adoctrinamiento de sus seguidores es todo lo contrario.

Debemos entender que luchamos contra una hegemonía globalizada que quiere eliminar  la clase media decente.

@BayedRafael

 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close