fbpx
Corto y Profundo

Cataluña obnubilada

En medio de la cólera exacerbada por una innecesaria represión policial, en Cataluña nadie parece recordar que el actual brote separatista catalán fue movido por una familia gobernante a la cual hace apenas unos meses se le comprobó, cuentas en Andorra mediantes, que había usado el poder para enriquecerse. Es difícil entender esto en un pueblo que es a un tiempo pragmático y productor de talentos excepcionales. La cólera es tal, que ha cegado esa proverbial inteligencia de los catalanes.

La separación de España no se dará, aunque para evitarla sea necesaria una guerra que Cataluña perdería y dejaría una herida incurable en la conciencia ibérica. Si tal secesión se diera y Cataluña quedara a su aire, el aislamiento que le aplicaría la Unión Europea la arruinaría sin remedio.

En la Historia, estas secesiones suelen alentarlas intereses económicos que aspiran a un poder regional sin trabas federales. El caso catalán no es una excepción.

Tags
Mostrar más

Rafael Poleo

Director -Editor del diario El Nuevo País. Fundador de la Revista Zeta. Presidente del Grupo Editorial Poleo. Periodista. Analista político.

Artículos relacionados

Close
Close