Economía

La OCDE alerta que crisis catalana podría frenar crecimiento económico de España

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se ha sumado a las alertas sobre Cataluña que ya han lanzado multitud de organismos y casas de análisis. “La persistencia de tensiones en Cataluña podría hacer disminuir la confianza de los consumidores y las empresas, frenando la demanda doméstica más de lo proyectado”, afirma en su análisis sobre España publicado este martes. Un comentario muy parecido al que ya han vertido instituciones como el Banco de España o el Fondo Monetario Internacional.

El País

Es más, la OCDE deja la previsión de crecimiento de la economía española para el año que viene en el 2,3%, justo la misma tasa de PIB que remitió el Gobierno a Bruselas. Entonces advirtió de que se podrían perder en 2018 unas 3 décimas por Cataluña, esto es, unos 3.000 millones de euros. En junio, la OCDE había pronosticado un 2,4% para 2018, apenas una décima más. Respecto a este año, también prevé lo mismo que el Ejecutivo de Rajoy: un incremento del PIB del 3,1%. O lo que es lo mismo, la OCDE se sitúa en la franja más moderada de todas las horquillas de proyecciones e impactos publicadas sobre la crisis catalana: la Autoridad Fiscal cifró el posible efecto en una pérdida entre 3.000 y más de 12.000 millones. El Banco de España, entre 3.000 y 27.000 millones en dos años. Todos estos eran escenarios hipotéticos que dependían de cuánto se perpetuaba el problema. “Las tensiones políticas en Cataluña han elevado la incertidumbre”, apunta la OCDE.

Se trata de la última advertencia que emite un organismo sobre los peligros de insistir con el procés. No obstante, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha declarado que la actividad podría crecer un 2,5% o más si se detiene la crisis política. El Gobierno defiende esto porque hasta ahora solo se han registrado pequeños sustos puntuales en el comercio, el desempleo, las pernoctaciones hoteleras y las ventas de viviendas y automóviles, todas ellas rúbricas afectadas por la incertidumbre tras el referéndum ilegal del 1-O. Nada que no se pueda corregir en unos meses si se difumina el conflicto. Otra cosa distinta será comprobar si los traslados de empresas terminan restando inversiones y, por lo tanto, capacidad de crecimiento de la economía catalana a medio y largo plazo.

LEA MÁS EN EL PAÍS

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close