fbpx
Latinoamérica

Chile mantiene racha ganadora de la derecha en Latinoamérica con la victoria de Piñera

Recientemente, la derecha política latinoamericana ha tenido una racha ganadora.

The New York Times

En Brasil, el Partido de los Trabajadores fue expulsado del poder en 2016 después del juicio político a Dilma Rousseff. En noviembre de este año, el argentino Mauricio Macri tuvo una victoria contundente en las elecciones legislativas que dejaron al peronismo —que históricamente ha tenido una influencia formidable— dividido y a la deriva.

Y el domingo pasado, en Chile, desapareció la última esperanza de la izquierda por mantenerse en el poder en uno de los países con mayor peso económico y diplomático de la región con el triunfo en balotaje de Sebastián Piñera, expresidente que hizo campaña con una plataforma electoral conservadora.

“¡Chile se salvó!”, gritaron los partidarios de Piñera reunidos afuera de su sede de campaña en Santiago, donde una persona llegó a celebrar con un busto del dictador Augusto Pinochet.

El giro político de la región se ha producido conforme la caída de precios de las materias primas forzó a los gobiernos a recortar gastos y ante la revelación de casos de corrupción que han manchado la reputación de los líderes que llegaron al poder con promesas de distribuir la riqueza en estos países signados por la desigualdad.

“La población latinoamericana está enviando un mensaje tras sucesivos fracasos y crímenes de la izquierda en todos los países donde gobernó”, escribió en Twitter Jair Bolsonaro, el senador brasileño de extrema derecha a quien las encuestas ubican en segundo lugar en intención de voto para las elecciones del próximo año. Después de felicitar a Piñera, Bolsonaro también hizo referencia a una conferencia de partidos de izquierda regionales y dijo: “Los días del Foro de São Paulo están contados”.

Entre los líderes de izquierda que siguen en el poder, los dos con mayor prominencia han sido acusados de recurrir a medidas antidemocráticas para mantenerse en sus cargos.

El presidente venezolano Nicolás Maduro se convirtió en un paria regional después de que en agosto convocó la Asamblea Nacional Constituyente para suplantar a la Asamblea Nacional, controlada por la oposición. Fue uno de los pasos más agresivos del chavismo para consolidarse en el poder ante una crisis económica y humanitaria.

Evo Morales, presidente de Bolivia, también fue criticado por intentar postularse para un cuarto mandato en 2019, en contravención de la constitución del país y del rechazo expresado por los votantes en un referendo de 2016.

Aunque se ha disminuido el poder de los líderes de izquierda en la región, su influencia no ha sido aniquilada. Por ejemplo, Lula, pese a los cargos criminales, sigue siendo la opción más popular en los sondeos de cara a las elecciones en Brasil; mientras que en Ecuador, Lenín Moreno derrotó a un candidato de centroderecha en abril.

LEA MÁS EN THE NEW YORK TIMES

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close