fbpx
Latinoamérica

Chilenos no aprueban visita del Papa debido a altos gastos de seguridad y logística

Cuando se anunció una visita del Papa Francisco a Chile el pasado mes de junio, los católicos devotos del país sin duda esperaban que esto ayudara a los rebeldes a regresar al corral. Pero mientras los chilenos esperan su llegada el 15 de enero para una visita de tres días, seguida por dos días en Perú, los preparativos han resaltado la creciente irrelevancia de la iglesia católica para muchos chilenos. La mitad de los chilenos considera la visita como de poca importancia y una gran mayoría desaprueba que el gobierno contribuya con $7.000 millones (US$11 millones) para la seguridad y la logística. “El dinero debería gastarse en los pobres, sobre todo en la salud”, dice Sonia Meza, una evangélica que trabaja como empleada doméstica en La Florida, un suburbio de Santiago.

THE ECONOMIST

La falta de entusiasmo contrasta con la recepción extática a Juan Pablo II en 1987, durante la dictadura de Augusto Pinochet, que duró 17 años. Entonces, más de las tres cuartas partes de los chilenos eran católicos. La iglesia era respetada por su firme defensa de los derechos humanos y la visita fue utilizada para reunir oposición a Pinochet. Un himno escrito por los lugareños para la ocasión, “Mensajero de la vida, peregrino de la paz”, siguió a Juan Pablo a donde quiera que fuera.

En las tres décadas transcurridas, la confianza en la iglesia católica ha disminuido drásticamente, según las encuestas de Latinobarómetro, un encuestador. Menos de la mitad de los chilenos ahora se llaman a sí mismos católicos. Una encuesta anual del Centro de Políticas Públicas de la Universidad Católica, que utiliza una metodología ligeramente diferente, arroja una cifra cercana al 60% y muestra que el catolicismo cae más lentamente.

Nadie duda de que cientos de miles acudirán en masa para verlo. Se planean tres eventos gigantes, en Santiago, Temuco en el sur, e Iquique en el norte. Los hoteles en Temuco esperan que hordas de argentinos crucen la frontera para ver al primer papa argentino; los peruanos aumentarán la congregación en Iquique. Los chilenos que se quedan en casa podrán ver la visita del Papa durante todo el día. Eso no significa que lo seguirán volviendo a la iglesia.

LEA MÁS AQUÍ

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close