fbpx
DestacadoSlideVenezuela

Feroz y crítico con las dictaduras venezolanas: Rafael Poleo (+Historia trascendental)

Un reconocido periodista venezolano, a sus  80 años de edad, es símbolo de grandes virtudes para denunciar de manera crítica y objetiva las dictaduras venezolanas,  es director y propietario de la revista semanal Zeta y del diario El Nuevo País. Además, exsenador socialdemócrata, columnista, exiliado político y  con gran ímpetu para anunciar la verdad y denunciar todo aquello que es falacia e injusticia, su nombre: Rafael Poleo.

Poleo ha combinado el periodismo y la política por los últimos 60 años, y no es ajeno a la controversia ni a la diatriba pública. Tiene su trascendental trayectoria siendo director de medios de comunicación en Venezuela,  escritor de la prensa venezolana desde 1958 y comentaristas de noticieros en audiovisuales.

El destacado periodista, fue  diputado y senador al Congreso de la República por el partido Acción Democrática (AD), y Secretario Político Nacional de ese partido.

¡Tiemblan las dictaduras! (+Denuncias de Poleo)

Rafael Poleo hombre a quien se le ha visto pagar el precio de sus lealtades. Por su lealtad a Betancourt y Leoni se le tildó de agente de la CIA cuando estos presidentes eran demonizados por una izquierda que luego habría de corregir esos y otros criterios. Su ortodoxia betancourista le valió dos exilios dentro de las trifulcas adecas.  Según lo reseña Jurate Rosales en Zeta.

Poleo ha estado varias veces detenido en juicios abiertos por sus denuncias de corrupción y sus opiniones políticas. Estuvo exiliado en 1983 por sus publicaciones sobre una conspiración cívico-militar que terminó con la destitución del Ministro de la Defensa.

Fue forzado por el “rencor personal” del entonces presidente Carlos Ándres Pérez, en 1992, y debió permanecer fuera del país hasta mediados de 1993; vivió en ese entonces  en Miami tras declararse perseguido político.

Resultado de imagen para carlos andres perez y poleo

Sin tapujos publicó informaciones sobre la corrupción en la dictadura de Carlos Andrés Pérez, quien finalmente fue depuesto y condenado a 28 meses de prisión tras un proceso por malversación de fondos públicos. Una de las acusaciones de Poleo  en su contra, se refiere al destino de unos 250 millones de bolívares (unos 350 millones de pesetas) de fondos de la partida secreta de la presidencia.

Otro escenario de persecución, por ir en contra de un sistema comunista y fascista, fue por cantarles la verdad a  Hugo Rafael Chávez Frías. Poleo fue un  conocedor de las intimidades de Chávez, conserva una colección de anécdotas que muestran un rostro poco conocido del líder bolivariano.

El detonante  fue la denuncia y la comparación que hizo el periodista el 13 de octubre de 2008 contra Chávez diciéndole que  “su régimen era fascista, y que todos los fascistas acaban como el dictador italiano, Benito Mussolini [colgado en plaza pública]”.

Añadió que Chávez se vistió con la capa del socialismo porque en estos tiempos es más elegante que la del “nazifacismo”. Pero “él es fascista”, sentenció Poleo.

En el contexto de la entrevista con Leopoldo Castillo, en el canal de Globovisión, en la que hablaba de las desviaciones autoritarias de Chávez, e incluso expresaba su deseo de que el mandatario miraflorino no llegara a correr con aquella trágica (mala) suerte, solo buscaba reflejar el deseo dictatorial del líder revolucionario.

Recalcó que Chávez era “Fascista Nazi”, transformó su gobierno a una dictadura que “negocia con el mal”; denunció  que la relación estrecha con Cuba también fundamenta las bases de un régimen comunista. “Tenemos un despotismo en áreas que ya son dictatoriales, porque él necesita un régimen como el de Fidel Castro”, puntualizó.

Por otra parte, el editor sintió decepción, durante la visita de Chávez a la Universidad de la Habana para el año 1994, “cuando vi en video la adoración que mostraba con Fidel, y cuando vi la manera siniestra como lo miraba Fidel, como diciendo: Esto me lo preparó Dios para que yo sobreviva, empecé a criticarlo de una manera muy severa”, destacó en una entrevista para el Diario El Nuevo Herald.

Desde entonces, “me dediqué a decirle a los venezolanos: No lo elijan, yo lo conozco; si puede, querrá ser Dios, y si no, Fidel Castro ”.

La Fiscalía dijo que citó a Poleo para el 24 de septiembre, aunque no aclaró el cargo por el cual sería imputado y se limitó a decir que era por la “presunta comisión de uno de los delitos previstos en el código penal”, sin embargo el analista político no asistió porque a su juicio, sería encarcelado por la dictadura.

Con gran ímpetu, denunció corrupción, crisis, persecución, censura, hostigamiento y gran grado de un sistema dictatorial -socialista y comunista- que llevó al país a la oscuridad en el periodo comandado por el presidente Chávez desde 1999-2013.

Nuevamente Rafael Poleo debe irse al exilio.

Las fuerzas de Poleo continúan siendo las voces que muestran el lado oscuro de los políticos con poder; ahora es el turno de Nicolás Maduro, quien ordenó, el sábado 8 de octubre del 2014, a su ministro de Petróleo y presidente de la estatal Petróleos de Venezuela S.A (Pdvsa), para aquel entonces, Eulogio Del Pino, demandar a los dueños de un periódico venezolano “dirigido desde Miami” (ENPaís), por difundir información  de la petrolera.

El jefe de Estado venezolano no precisó el nombre del periódico que calificó de “basura”, pero aseguró que se trataba de un pequeño ejemplar que “apenas edita dos mil números”.

Poleo confirmó  en su cuenta de Twitter que la demanda es contra El Nuevo País “por reproducir  un informe de Bloomberg sobre PDVSA”.

El Nuevo País emitió un comunicado en el que afirmaba que actuar judicialmente contra este medio impreso, significa “demandar a toda la prensa y, por ende, a la democracia”.

El texto expone que esta denuncia se debe al carácter “indoblegable” del diario y a la idea de no corresponder a ningún tipo de intereses. “Esta demanda es porque es el diario en donde la dirigencia opositora ha encontrado un megáfono en plena hegemonía comunicacional del Gobierno”.

Además, sostiene que el régimen de Maduro le teme a que no solo la oposición se expresa a través de este diario, sino también “el chavismo disidente”.

La denuncia realizada por el Diario El Nuevo País, promovida por el editor Poleo, es confirmada en 2017, el exdefensor Tarek William Saab declaró “existe una cruzada contra el crimen organizado dentro de Pdvsa y se han  arrestado a unos 50 gerentes petroleros”.

Para enero de este 2018, Saab reconoció la quiebra de la estatal venezolana Petróleos de Venezuela (Pdvsa), al culpar a Rafael Ramírez, quien fuera el encargado de la estatal durante el gobierno del fallecido Hugo Chávez, de desfalcar la empresa.

Poleo, acudió a su cuenta en la red social Twitter para responder al funcionario oficialista, rechazando que “Por decir eso su fiscalía enjuició al Consejo Editorial de El Nuevo País y ese diario quedo descabezado en Venezuela”.

El periodista no solo ha denunciado estos hechos de corrupción, la lista es larga de sus importantes señalamientos contra Maduro, entre ello, su poca capacidad para gobernar, su unión con el narcotráfico, corrupción en empresas, la violación a los derechos humanos, la destrucción y la ruina del país, entre otros temas de la crisis política, económica y social que padece Venezuela.

Fiel cumplidor de la Verdad

El periodista es constante defensor de los valores democráticos “el régimen que sufre Venezuela es de una naturaleza simplemente salvaje y actúa en la suposición de que la humanidad no se moverá  para defender a un pueblo inerme cuyo destino no interesa a los demás del planeta y particularmente del continente.” Estas palabras las comentó en el condado de Miami.

Sin duda alguna enfrentarse al poder, siempre trae sus consecuencias marcada en la enemistad del régimen, de funcionarios con altos cargos, partidos políticos, hasta la sociedad adversa a la democracia; esta es la verdadera distinción de la personalidad de Poleo y la del medio que representa para seguir promoviendo grandes valores morales y éticos a Venezuela.

La firmeza del grupo editorial de El Nuevo País y la Revista Zeta netamente independiente, que solo busca proyectar los valores de la verdad, la justicia y la democracia, hacen de este medio una pieza clave para el compromiso social de siempre mantener informado al colectivo y ser las voces de aquellos que el régimen calla. Todo esto se logra por la independencia política.

Rafael Poleo es un soñador, luchador curtido en innumerables contiendas. Sus medios no se van a amordazar, y su voluntad de enfrentar el avasallamiento con la verdad es más fuerte que la saña de los perseguidores.

Informar con Verdad y denunciar a las dictaduras hacen de este medio la diferencia en Venezuela y el mundo.

 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close