fbpx
EE.UU.Slide

Trump cataloga de “personas enfermas” a los protagonistas de atentados en Texas

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, atribuyó este martes a “personas enfermas” varios atentados ocurridos en Texas en las últimas semanas, que según la policía son obra de un atacante serial pero por ahora sin “nexo aparente” con el terrorismo.

Trump se pronunció después de la explosión, la madrugada del martes, de un paquete bomba que dejó una persona con heridas leves en un centro de distribución de la empresa de mensajería FedEx en la localidad de Schertz, cerca de San Antonio.

Otros cuatro artefactos explosivos detonaron desde principios de marzo, todos en Austin, la capital de Texas, dejando dos muertos y cuatro heridos.

Una nueva explosión en Austin dejó un herido el martes en la noche, pero la policía descartó que el incidente con “un dispositivo incendiario” esté vinculado con la serie de detonaciones previas.

En su primera declaración pública sobre esta oleada de ataques, Trump prometió identificar al responsable. “Los ataques con bomba en Austin son terribles (…) “Obviamente, se trata de un individuo muy, muy enfermo o quizás de individuos. Son personas enfermas, y llegaremos al fondo”, dijo.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, había indicado más temprano que por ahora no hay un “nexo aparente con el terrorismo”.

El paquete que detonó en el centro de distribución de FedEx en Schertz “fue enviado por correo desde Austin, iba dirigido a un residente de Austin y explotó en la cinta transportadora”, explicó el fiscal general de Texas, Ken Paxton, a la cadena local de televisión KXAN.

El senador de Texas, Ted Cruz, denunció “ataques coordinados”. “Es realmente horrible lo que está sucediendo en Austin”, dijo Cruz a periodistas en Washington.

El jefe de policía de Austin, Brian Manley, destacó una mayor sofisticación en los artefactos explosivos. Los primeros tres dispositivos estaban ocultos en paquetes que fueron dejados en las puertas de las casas de sus destinatarios. El cuarto fue detonado el domingo con un cable trampa.

La explosión en Schertz “aporta un nuevo elemento, dado que ese dispositivo” había sido enviado por un servicio de mensajería “en lugar de ser entregado en mano”, dijo Manley en una audiencia en Austin. Las autoridades han recibido más de 1.200 llamadas desde que la semana pasada instaron a la población a informar sobre actividades y artículos sospechosos, señaló la policía de Austin.

La cuarta explosión en Austin, el domingo, dejó dos jóvenes gravemente heridos. Manley dijo que el ataque parecía “aleatorio”, y que el cable trampa con que se activó hace pensar que el perpetrador muestra “un mayor nivel de sofisticación, un mayor nivel de habilidad” de lo que inicialmente se creía.

El primer paquete bomba estalló el viernes 2 de marzo y otros dos explotaron el pasado lunes 12. Los explosivos fueron fabricados con componentes de venta libre en ferreterías, según los investigadores.

Manley volvió a pedir al atacante que se comunique con las autoridades para poder “poner fin a esto”. La recompensa ofrecida por cualquier dato que lleve a un arresto fue aumentada a 115.000 dólares. Dos de las cuatro explosiones coincidieron con el gran festival cultural SXSW, que se llevó a cabo del 9 al 18 de marzo en Austin y atrajo a unas 500.000 personas, incluidas muchas celebridades.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close