fbpx
SlideSucesos

Dos larenses mataron a sacerdote colombiano para robarlo

La situación del país ha hecho que de Venezuela salga una gran cantidad de personas buscando mejoras. Son muchos los profesionales y gente trabajadora que han emigrado, pero también son muchos los delincuentes que se han ido y uno de los principales países en donde han caído estás personas es en Colombia.

Lea también: Falsos posaderos estafan a empresarios y turistas en Los Roques

Jóvenes que eligen el vecino país por la cercanía, porque van y vienen, algunos con malos hábitos, se han aprovechado de la hospitalidad de otros, como fue el caso del sacerdote Dagoberto Noguera Avendaño, de 68 años de edad, quien hace dos años por problemas en su columna se retiró, servía en el estado de Washington, Estados Unidos, lo pensionaron y regresó a su país a Colombia, al barrio Mamatoco, ubicado en Santa Marta. Allí fue asesinado por cuatro personas que irrumpieron a su casa para robarlo. Dos de los actuantes en el crimen del padre son venezolanos y además larenses. Uno de ellos fue descubierto y se encuentra detenido.

Cortesía Informador

La muerte

El sacerdote Noveguera, se había dedicado a la labor social. En su casa recibía personas a quienes refugiaba, les daba de vestir, los ayudaba con comida, además había creados programas con ayuda psicológica y pedagógicas, hacía de todo por los más necesitados. En el último año se había enfocado en ayudar a los venezolanos, pues para él eran los que más necesitaban ayuda en este momento debido a la crisis que atraviesa el país.

El sábado 10 de marzo el presbítero estaba en su vivienda, en la diagonal 33ª número 5-43 del barrio Mamatoco. Estaba acompañado de una señora que la ayuda con la limpieza. En horas de la tarde llegaron cuatro personas, quienes sometieron primero a la mujer, la golpearon, la amarraron y amordazaron, encerrándola en un cuarto, posteriormente fueron para donde estaba el sacerdote en su cuarto a quien maniataron y golpearon.

Lo torturaban para que dijera dónde estaba el dinero y las pertenencias. Uno de los jóvenes agarró un arma blanca y cortó su rostro. Los cuatro ladrones agarraron algunas pertenencias del padre Dagoberto y salieron. Antes de eso lo asfixiaron con la sabana y lo dejaron tirado boca arriba en su cama a las 4:30 de la tarde.

La doméstica  había logrado desamarrarse y corrió para el patio de la casa gritando que dentro de la vivienda habían unos delincuentes, pensaba que aún estaban allí. Los vecinos del barrio rápidamente llamaron a la Policía Nacional de Colombia, mientras ellos se introducían en la casa para agarrar a los delincuentes, pero ya no estaban. Lo que consiguieron fue al sacerdote sin vida en su cuarto.

Cortesía Seguimiento.co

La indignación no se hizo esperar, pues el religioso era muy conocido y querido en la comunidad, en las afueras de la vivienda se aglomeraron varias personas.

Según el coronel, Juan Pablo Corvacho, comandante de la Policía de Santa Marta, el móvil del crimen sería el robo, la causa de la muerte del presbítero la asfixia y dos venezolanos estarían implicados.

Los residentes de dicho poblado al saber que parte de los criminales eran extranjeros comenzaron a repudiar la presencia de los venezolanos, exigiendo ser sacados, con pancartas en mano. El día que le dieron cristiana sepultura al padre en el cementerio San Jerónimo de Mamatoco, expresaron su molestia, a la vez que lo acompañaban para darle el último adiós.

Iban por los dólares

Trascendió que la doméstica pudo reconocer al menos dos de los atacantes, pues eran de los que se habían beneficiado de la labor social del sacerdote, se trataban de dos venezolanos.

Se conoció que entre las pertenencias que se llevaron los delincuentes se encontraban algunas tarjetas del padre, con las que hicieron compras en algunos locales, quedando registró de ellos y las cuales están en poder de la policía colombiana.

Cortesía Informador

Los atacantes fueron dos venezolanos y dos colombianos. No era la primera vez que los venezolanos robaban. En otras oportunidades se apropiaron de otras pertenencias, aunque nadie supo y ya las habrían vendido. Al saber que al padre le llegaba el pago de la jubilación en dólares, querían ese dinero, pues saben que esa moneda extranjera es cotizada y por eso decidieron atacarlo. El plan era robarlo e irse y más que el sacerdote Dagoberto tenía problemas para movilizarse, lo hacía en silla de rueda, pero una vez que el mismo se resistió al robo lo asesinaron.

Escaparon a Lara

Los dos venezolanos se separaron de los colombianos y escaparon a Venezuela. Se vinieron creyendo haber dejado todo atrás y no ser descubiertos.

Se trata de un joven de 19 años de edad y un adolescente de 17 años, a quien tan solo le faltan dos meses para cumplir su mayoría de edad, residentes del barrio La Paz, ubicado en la parroquia más grande Juan de Villegas, al oeste de la ciudad de Barquisimeto estado Lara.

Los jovencitos llegaron el 13 de marzo, a tres días de haber cometido el crimen y muchas personas se extrañaron por lo repentina de su llegada. Uno de los dos jóvenes no pudo callar y develó que habrían cometido un delito en el vecino país. Los rumores comenzaron a rodar en una barriada en donde todos saben lo que pasa, “alguien habían matado en Colombia” y ya al siguiente día supieron que fue a un padre.

Esa valiosa información le llegó a los uniformados del Cicpc Subdelegación San Juan, quienes indagaron en tiempo récord y ubicaron a los posibles autores del crimen. El viernes 16 de marzo con tener apenas tres días en Barquisimeto, ya uno de los participes había sido capturado.

Los funcionarios de San Juan, detuvieron al adolescente de 17 años de edad, a quien le consiguieron en su poder un arma de fuego, tipo revólver calibre 38, además de un pantalón de vestir que estaba lleno de sangre, un blue jeans, un reloj marca Avon Musk, dos teléfonos celulares marca Alcatel y Samsung y algunos papeles como comprobantes de compras en el vecino país.

Todo lo incautado está siendo sometido a experticia a fin de verificar si algo de lo incautado es propiedad del sacerdote Dagoberto. Así mismo el pantalón que tenía sangre será revisado de forma exhaustiva para saber si la misma pertenece a la víctima fatal, pues según las investigaciones fue el adolescente quien lo cortó con el arma blanca.

Hasta ahora no se conoce si las autoridades colombianas han hecho contacto con la entidad larense, pero por parte del Ministerio Público del estado Lara están en pleno conocimiento de lo que habría hecho este adolescente de 17 años de edad, que hoy día fue presentado por la Fiscal 19 por el delito de porte ilícito de arma de fuego, mismo por el que le pidieron una fianza para salir en libertad, en caso de que fuese pagada podría quedar libre.

Aún el jovencito está detenido y se encuentra en el Centro Socio Educativo Pablo Herrera Campins, mejor conocido como el retén de El Manzano. Con respecto al otro joven de 19 años de edad, también involucrado en este hecho sangriento, transcendió que pudo escapar de los efectivos del Cicpc San Juan, pero está siendo buscado por toda la región.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close