fbpx
Opinión

El fallecido Hugo Chávez utilizó Biblia y Constitución para engañar incautos y la estrategia de mentiras sigue en redes sociales

El fallecido Hugo Chávez utilizó Biblia y Constitución para engañar incautos y la estrategia de mentiras sigue en redes sociales.

Este domingo 25 de marzo es Domingo de Ramos y comienza la Semana Santa, una tradición arraigada en la mente de los venezolanos desde que nos conquistaron los españoles.

Los que ahora gobiernan en nombre del castrochavismo saben que las creencias católicas en Venezuela son dominantes y no han podido ser abolidas por ningún gobierno. Pero, esos gobernantes, desde el fallecido Hugo Chávez, manipulan a los católicos en contra de cardenales, obispos y sacerdotes que comparten con la feligresía el desastre económico, social y político que sufre el país desde 1998. Como dijo la Conferencia Episcopal: En los últimos tiempos, Venezuela se ha convertido en una especie de “tierra extraña” para todos.

Algunos recuerdan que por allá en 2010, Hugo Chávez relanzó aquello que le inculcaron a los jóvenes venezolanos desde la revolución cubana: “la religión es el opio de los pueblos”.

Muchos de esos jóvenes, ya adultos física y mentalmente, consideran que el opio de hoy es el proyecto cubano de los hermanos Castro.

El proyecto cubano aprendió que es mejor conciliar con la religión sin perder oportunidad para llamar mentirosos a sus representantes.

Algunas veces, Chávez olvidaba que todos los socialistas y fascistas detractores de la religión Católica como Marx, Engels, Lenin, Stalin, Hitler, Moussolini y muchos más, están hechos cenizas y la religión sigue en pie.

Así, el heredero  baila entre elogios e insultos al Papa, a los cardenales venezolanos o cualquier representante de la Iglesia Católica que alerte sobre las mentiras gubernamentales, pero moviliza a su gente para apoderarse de tradiciones como la procesión de la Divina Pastora en Lara, la devoción a la Chinita en el Zulia, a la Virgen del Valle en Nueva Esparta, a los Palmeros de Chacao y otras que reúnen al pueblo sin necesidad de bonos, llevarlos gratis en autobuses ni entregarles alguna ración de comida.

Su inestabilidad también se le nota en el trato con los presidentes de EEUU, España, Colombia y otros. Un día clama por su amistad y otro los patea verbalmente.

Nada raro sería que pronto el heredero recuerde a su padre político en relación con la crisis eléctrica: “si Dios quiere llueve, se llenará el Guri y volverá la electricidad”. Aunque no debe haber chavista que no sepa que no es cuestión de agua en el embalse construido por la democracia en el estado Bolívar, sino de mantenimiento a todo el sistema instalado para que cada hogar recibiera electricidad sin interrupciones.

Dejando un poco las mentiras sobre religión, el grupo internacional que asesora al gobierno venezolano también difunde noticias falsas para desacreditar a los partidos políticos y confundir a sus propios dirigentes. Todo eso promueve la antipolítica y facilita la estrategia de aferrarse al poder porque se monta la farsa de que ningún político opositor puede recuperar la confianza de los electores. En esa dirección circula un video de la televisión brasileña difundido hacia los años 90 que muestra falsamente que los parlamentarios en Suecia no tienen ningún privilegio, mientras los venezolanos tienen demasiados.

@Jajogra

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close