fbpx
SlideTecnología

Truquitos para que tu Windows 10 trabaje con mucha más velocidad

Aunque el rendimiento de Windows 10 es considerablemente mayor que el de versiones anteriores, según la configuración del equipo y el uso habitual que hagas de cada quien, puede que se presenten algunos problemas de velocidad, sobre todo porque muchos procesos se ejecutan en segundo plano.

Sin embargo, es posible emplear mecanismos que nos permitir trabajar con este programa a una velocidad mucho mayor.

Es fundamental que deshabilites todas esas aplicaciones, programas, navegadores y similares que se ejecutan automáticamente con el arranque y realmente no necesitas.

Para que un programa deje de iniciarse automáticamente en segundo plano, presiona Ctrl +Alt +Supr y selecciona Administrador de tareas.

A continuación, sigue esta ruta: Administrador de tareas> Más detalles > Inicio > Programa (selecciona el que no quieras que se inicie automáticamente) > Deshabilitar. Rebaja los efectos visuales

Rebaja los efectos visuales

Los bonitos efectos visuales y animaciones de Windows 10 te obligan a sacrificar bastantes recursos del sistema, sobre todo cuando tu memoria RAM es precaria.

Para deshabilitar todos esos efectos visuales sin los que puedes vivir perfectamente, sigue estos pasos:

  1. Escribe “rendimiento” en el cuadro de búsqueda en la barra de tareas.
  2. Selecciona “Ajustar la apariencia y el rendimiento de Windows”.
  3. Marca Opciones de rendimiento > Efectos visuales >Ajustar para un mejor rendimiento > Aplicar.

 Comprueba el uso de memoria

Los requisitos mínimos de memoria para Windows 10 son los siguientes: La versión de 32 bits puede ejecutarse en un equipo con 1 GB de RAM (preferible 2 GB), mientras que Windows 10 (64 bits) puede ejecutarse en un equipo con 2 GB de RAM (preferible 4 GB).

Si tu equipo va muy lento y quieres conseguir un mejor rendimiento, en ambos casos, no queda otra que agregar memoria.

Para comprobar cuánto espacio tienes y cuánta RAM se está usando, presiona Ctrl +Alt +Supr y selecciona: Administrador de tareas > Más detalles > Rendimiento > Memoria.

Sin tener que ampliar la memoria, también puedes mejorar el rendimiento cambiando el tamaño del archivo de paginación (un área del disco duro que Windows usa como memoria). Para ello, sigue estos pasos:

  1. Escribe “sistema avanzado” en el cuadro de búsqueda de la barra de tareas.
  2. Selecciona “Ver la configuración avanzada del sistema” > Panel de control.
  3. En “Propiedades del sistema”, selecciona Avanzadas > Configuración en el área de rendimiento.
  4. En “Opciones de rendimiento”, selecciona Avanzadas > Cambiar en el área de la memoria virtual.
  5. Desactiva la casilla “Administrar automáticamente el tamaño del archivo de paginación para todas las unidades”.
  6. Selecciona “Tamaño personalizado” y escribe un tamaño inicial y máximo (en MB).
  7. Selecciona Establecer > Aceptar.

Desactiva la sincronización con OneDrive

Otra cosa que puede ralentizar tu Windows 10 es la sincronización del almacenamiento de tus archivos entre tu equipo y la nube de OneDrive, algo que viene activado por defecto.

En realidad, es una función muy útil porque te sirve de copia de seguridad y te permite acceder a los archivos desde cualquier dispositivo.

Pero si no necesitas esta sincronización continua, puedes detenerla así:

Explorador de archivos > OneDrive > Elegir carpetas de OneDrive a sincronizar > Desactiva la casilla “Sincronizar todos los archivos y carpetas en OneDrive” > Aceptar.
Fuente: PC Actual
Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close