fbpx
SlideVenezuela

#CrisisHumanitaria Sumergido en la desidia: Así se encuentra el Hospital Central de Valencia

El mal estado de los hospitales en Venezuela no es un secreto. La situación para los pacientes es cada vez peor. No solo deben lidiar con la falta de medicamentos sino también con la contaminación que hay en esos centros. La profunda crisis general que atraviesa la nación eleva los índices de mortalidad.

Por un pasillo en una de las áreas de hospitalización de la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera, Chet, en Valencia, corre orine. El olor nauseabundo que sale de los baños penetra hacia las habitaciones de los enfermos, eso es solo una de las tantas muestras de desidia en la que se encuentra sumergido el centro médico público destinado para albergar a pacientes de la región central del país.

Lea también: #CrisisHumanitaria A los pacientes del Hospital Central de Maracay los atienden en el piso

Un hombre, cuya identidad prefirió reservar, que aguardaba en la plazoleta de la emergencia improvisada y que desde hace dos semanas espera que le sustraigan un tumor en el colon que tiene su papá, contó que ha visto morir a muchas personas durante tu estadía en la Chet.

Los médicos nos evaden. El día que deciden operarlo se va la luz en el quirófano y seguimos esperando. Estamos mal y el Gobierno se jacta de decir que hay insumos y medicinas pero no se dónde”, dijo mientras otros familiares lloraban la pérdida de un ser querido.

Adentro, el panorama es aun más desalentador. Pacientes recibiendo tratamiento en los pasillos, desechos tóxicos en cualquier área del hospital, heces, vómito y sondas con sangre en el suelo de los baños, pasadizos a oscuras, paredes rotas y sucias, pisos partidos, puertas desquebrajadas, animales en salas de hospitalización, son algunas de las cosas que el equipo de El Nuevo País pudo constatar durante un recorrido por la única Ciudad Hospitalaria que existe en Venezuela.

Recientemente circuló un video en redes sociales de varios médicos que atendían en quirófano a un paciente herido por arma de fuego en el abdomen y que tras un acostumbrado corte eléctrico y falla en la planta, debieron cerrarlo y diferir la operación. Casos como ese ocurren con frecuencia. Solo el área y la puerta que da acceso a esa sala de cirugías está en total abandono. Parece sacado de una escena de película de terror.

Desde hace una semana Liliana Guzmán acompaña a su hermana en un cuarto de hospital. Esperan que le realicen una operación de tiroides. A los médicos le preguntan cuándo será la cirugía y la respuesta es la misma: “deben esperar”. La realidad es que temen que un paciente muera en quirófano por una falla eléctrica. La planta no funciona.

Este 1° de mayo los galenos, quienes intentan salvar vidas bajo deplorables condiciones de trabajo, hicieron pública otra denuncia, el robo de las tuberías que surte oxigeno al quirófano. Para el momento, varios pacientes en emergencia esperaban por una intervención o, en el peor de los casos, por la muerte.

La emergencia de la Chet, a donde a diario llega gran cantidad de personas indispuestas, muchas heridas por armas de fuego, fue clausurada y se encuentra en remodelación, según ha anunciado el gobernador Rafael Lacava.

Otra área fue improvisada para recibir las emegencias y está colapsada. En publicaciones a través de la cuenta en Instagram de Lacava se conoció de algunos recorridos por ciertas partes de la Chet. Pero al parecer, no ha pisado el área de Cirugía A y B, por mencionar algunas, que se caen a pedazos.

Mientras tanto, a los enfermos y su familia, no le queda de otra que pedir a Dios no empeoren sus condiciones por la contaminación del hospital.

 

 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close