España

Pablo Iglesias e Irene Montero intentan justificar la compra de lujosa casa

Visto el revuelo y la sorpresa causada por haberse comprado una casa de 660.000 euros a las afueras de Madrid, Pablo iglesias e Irene Montero han intentado justificarse ante la militancia con un comunicado en el que pretenden normalizar que vayan a asumir una hipoteca de más 1.600 euros al mes, sin contar los gastos de mantenimiento de la propia vivienda. Con el ánimo de no parecer un hecho contradictorio con el discurso político de Podemos y también con el fin de aplacar las críticas recibidas cuando se han recordado las afirmaciones que Iglesias hacía sobre este tipo de desembolso o sobre lo que pensaba de los políticos o cargos públicos que decidían irse a vivir a chalés lujosos.

“¿Entregarías la política económica del país a quien se gasta 600.000 en un ático de lujo?”, decía Iglesias sobre el ex ministro de Economía, Luis de Guindos. “Que la política económica la dirija un millonario es como entregar a un pirómano el Ministerio de medio ambiente”, apostillaba. “Es peligroso aislar a alguien porque entonces no saben lo que pasa fuera. Este rollo de los políticos que viven en Somosaguas, que viven en chalets, que no saben lo que es coger el transporte público,…”, dijo también en televisión.

Hoy, con otra óptica, los dos dirigentes de Podemos se refieren a aquellos mensajes que Iglesias publicó en 2012 señalando que defienden que “a cualquier cargo público hay que criticarles por sus políticas o eventualmente por su corrupción, no por gastarse su dinero en lo que quieran mientras lo hagan de forma honrada”.

“Pablo criticó hace 6 años a un ministro por comprarse un ático de 600.000 euros. Ambos pagaremos en 30 años, algo más de la mitad de esa cantidad cada uno. Y lo pagaremos para comprar una casa en la que vivir, no con la que especular”, dicen.

Entrada de 120.000 euros

El comunicado intenta justificar el fuerte desembolso de la pareja. Con una entrada de 120.000 euros y dejando una hipoteca de 540.000. “Hace dos semanas él [Iglesias] tenía muchos ahorros; ahora muchos menos y una deuda de 30 años”, inciden, recordando que además de su sueldo como diputado recibe a la vez dinero por su faceta como presentador de dos programas de televisión (Fort Apache en Hispan TV y Otra vuelta de tuerka). Además de los derechos de autor por sus libros.

La hipoteca de 540.000 euros con la Caja de Ingenieros es “a medias” y la irán pagando “poco a poco durante 30 años”. “Pagaremos al mes algo más de 800 euros cada uno. Sabemos que muchas familias españolas, incluso con dos sueldos, no pueden permitirse una hipoteca así, y por eso entendemos que es tan importante defender salarios dignos para todos y todas”, dicen

Iglesias y Montero defienden su capacidad para hacer frente a los pagos. “La realidad es que nuestros sueldos, que son públicos y que son decididos por la Asamblea Ciudadana de Podemos, nos han permitido emprender este proyecto”, afirman. Cada uno de ellos cobra al mes el equivalente a tres salarios mínimos (1.960 euros) como dirigentes y diputados de Podemos. El resto del sueldo están obligados a donarlo al partido. No obstante, en el momento que sean padres de los mellizos que están esperando tendrán un plus económico por cada hijo. En este caso, dos complementos cada uno porque esperan una pareja de varones. Por todo ello, su sueldo rondará los 2.200 euros cuando sean padres.

“La entrada de la hipoteca y las reformas las hemos costeado con una parte de nuestros ahorros. Irene ha necesitado para ello pedir un préstamo a su padre. El padre de Irene ha trabajado toda su vida como mozo de mudanza y su madre es profesora de educación infantil. Los padres de Pablo han ganado más. Su padre es inspector de trabajo (jubilado) y su madre, abogada laboralista (jubilada). “Tenían buen sueldo, sobre todo su padre, y le dejarán una herencia que nos ayudará”, narran en el comunicado.

Respecto al enclave en el que se asienta su nueva casa, Iglesias y Montero apuntan que en Galapagar viven muchos amigos suyos y que, además, les permitirá desarrollar una vida privada sin la presión actual. De hecho, aprovechan el comunicado para denunciar la persecución a la que están sometidos por parte de los paparazzi. “Creemos que cualquiera, por muy importante que sea su rol político, tiene derecho al menos a la intimidad de poder ir a una revisión ginecológica a un hospital público sin que le sigan y le hagan fotos. Pero asumimos que con nosotros funcionan reglas diferentes que con los demás. Sabemos por qué es. También por eso queremos vivir más cerca del campo”, dicen.

Los dirigentes de Podemos lamentan el “escrutinio público” al que están sometidos. “Sabemos que nos criticarán hagamos lo que hagamos. Nosotros seguiremos haciendo nuestro trabajo lo mejor que sabemos y construyendo un proyecto de vida que nos hace felices”, concluyen.

Con información de El Mundo.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close