fbpx
Economía

México descarta acuerdo con EE.UU. y Canadá en el Tratado Comercial de América del Norte

El Gobierno mexicano descarta que se pueda llegar a un acuerdo sobre el Tratado Comercial de América del Norte, TLC, antes del 17 de mayo, la fecha límite fijada por el Congreso estadounidense.

“La posibilidad que, de acá al jueves, tengamos toda la negociación no es fácil. No creemos que se dé”, ha afirmado el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo. “El problema es que tiene que haber flexibilidad. Si el objetivo es que se mejore la distribución automotriz en América del Norte, tienes que dar certidumbre con un tratado que no tenga terminación súbita”.

Lea también:  Petróleo Brent supera los 80 de USD por primera vez desde 2014 

Las palabras de Guajardo son la constatación definitiva de que las posiciones de Estados Unidos, por un lado, y México y Canadá, por el otro, en la mesa de negociación del mayor acuerdo de libre comercio del planeta son todavía lejanas.

“Literalmente no se ha cerrado la ventana, queda esta semana. Pero sí, las condiciones no están dadas en este momento”, ha subrayado en una entrevista con la cadena Televisa, en la que ha dejado caer que ni la composición actual del Congreso estadounidense ni la del Senado mexicano aprobarán el nuevo tratado cuando llegue el acuerdo. No da tiempo.

De cumplirse este escenario, el titular de Economía mexicano ha subrayado que su país seguirá negociando hasta el último día de mandato de Enrique Peña Nieto como presidente.

Es nuestra responsabilidad seguir negociando hasta que se encuentre el equilibrio para un buen acuerdo. Hay diferentes momentos para cerrar esta negociación: Podría ser antes de las elecciones mexicanas del 1 de julio o justo después. Lo que cambiaría, en el segundo caso, es la responsabilidad de incluir a un equipo de transición del ganador de esta elección para un paso ordenado de la estafeta”.

El equipo económico de Andrés Manuel López Obrador, claro favorito para convertirse en nuevo presidente de México según todos los sondeos publicados, ha dejado caer que respetará un potencial acuerdo con estados Unidos y Canadá firmado por el Gobierno actual.

El líder de Morena no ha desvelado cuál sería su estrategia en caso que le tocase a él negociarlo, pero sí ha desvelado que al frente de las conversaciones estaría el economista Jesús Seade. El candidato de “Por México al Frente”, Ricardo Anaya, segundo en las encuestas, ha apostado sin fisuras por la continuidad de un tratado que considera beneficioso para México.

“A partir de ese momento, puedes tener un acuerdo negociado en cualquier punto antes que termine la Administración del presidente Peña”, ha añadido el máximo responsable de la política económica mexicana.

Aun no descartando la posibilidad que Trump cumpla su promesa y liquide el acuerdo, Guajardo ve “positivo” que la negociación haya hecho que la Casa Blanca “valore” la importancia del tratado “para sus propios seguidores”.

Si Estados Unidos llegase a retirarse, sabe no va a ser libre de costo. El escenario no puede descartarse, pero las condiciones siguen ahí para ir adelante en la negociación”.

Tras los avances registrados en el primer trimestre del año, cuando las incipientes muestras de flexibilidad de la delegación estadounidense dieron alas a quienes veían posible cerrar pronto la negociación, en las últimas semanas las conversaciones se han estancado.

La esperada reunión de los máximos representantes de Estados Unidos, México y Canadá se zanjó en un encuentro de apenas media hora y las delegaciones mexicana y canadiense volvieron a casa con la idea que llegar a un acuerdo a corto plazo era tarea casi imposible.

Los jefes de la negociación llegaron a Washington con maleta para dos semanas, pero regresaron a sus países de origen con el equipaje prácticamente intacto.

La fecha del 17 de mayo no es aleatoria, si ese día la Cámara de Representantes estadounidense no ha recibido el ansiado principio de acuerdo entre los tres países norteamericanos, la Cámara no tendría suficiente tiempo para aprobar el nuevo TLC antes de las elecciones legislativas de noviembre.

Siendo prácticamente imposible alcanzar un pacto antes, es muy probable que un Congreso de mayoría demócrata fuese el responsable de dar el visto bueno a un tratado acordado por su mayor rival, Donald Trump.

En una línea similar a lo expresado por Guajardo, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, subrayó que ninguno de los “grandes temas candentes” en la negociación, reglas de origen y salarios en la industria automotriz, fin automático del acuerdo cada cinco años y mecanismos de resolución de controversias, principalmente, se han resuelto en estos últimos encuentros, lo que reduce las probabilidades de cumplir con el plazo fijado por el Congreso estadounidense.

“Los grandes asuntos se están trabajando. Y esos son temas muy complejos, en particular las reglas de origen, por lo que eventualmente se reducirá a cada coma, punto y coma, todo, antes de que podamos determinar si es algo factible”, dijo Ross.

En paralelo, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y el presidente estadounidense, Donald Trump, hablaron para preparar el G7 de finales de mes y tratar de impulsar una “conclusión rápida” en la negociación: mera retórica si las partes involucradas, sobre todo Estados Unidos, no ceden respecto a sus pretensiones iniciales.

 

Fuente: El País

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close