fbpx
SlideVida

Una niña de 5 años sufrió una misteriosa parálisis, la respuesta en su cuero cabelludo

La pequeña bajó sus pies de la cama y se desplomó en el suelo. "Pensé que sus piernas estaban dormidas", dijo su mamá. Luego notó que su hija no podía hablar.

Jessica Griffin, una madre de Grenada, Mississippi, dijo que no tenía idea de que algo andaba mal con Kailyn Kirk, su hija de 5 años, hasta que la pequeña se levantó de su cama una mañana y no pudo sostenerse en pie.

“Tuvimos un juego (…) la noche anterior y ella estaba perfectamente bien. Llegamos a casa, tomamos un baño, lavamos su cabello y todo y no vi ninguna señal”, dijo Griffin citada por el medio local MS News.

La madre describe que a la mañana siguiente la pequeña se despertó para prepararse para ir a la guardería y cuando bajó sus pies de la cama para pararse, se desplomó en el suelo. Kailyn trataba de incorporarse, pero no podía. “Pensé que sus piernas estaban dormidas”.

Luego, la mamá tomó el cabello de la pequeña para hacerle una cola de caballo y notó que la niña apenas podía hablar: estaba sufriendo una parálisis. Y en ese momento, cepillándole el cabello descubrió una garrapata pegada en el cuero cabelludo de su hija.

Griffin dijo al medio local que le avisó de inmediato a su esposo que está en Irak. “Él me dijo que tenía que poner la garrapata en una bolsa plástica y llevarla directamente a la sala de emergencias y que tal vez era una parálisis de garrapata”, señaló.

La madre fue con su hija y la garrapata en una bolsa hacia el Centro Médico de la Universidad de Mississippi en donde tras análisis de sangre y una tomografía computada en la cabeza confirmaron que era una parálisis de garrapata, efectivamente.

Griffin detalló el momento en su cuenta de Facebook.

“¡Tuvimos un susto esta mañana! Kailyn se despertó y no pudo caminar. ¡Estaba pensando que sus piernas estaban dormidas hasta que noté que no podía hablar! ¡Después de un montón de análisis de sangre y una tomografía computada de la cabeza, el Centro Médico de la Universidad de Mississippi (UMMC) lo ha determinado como una parálisis de garrapatas!”, indicó Griffin en un post en la red social.

Griffin insta a los padres a que revisen minuciosamente a sus hijos: “¡Por favor (…) revisen a sus hijos para ver si tienen garrapatas! ¡Es más común en niños que en adultos!”.

La recuperación de Kailynen Mississippi fue rápida. Su madre compartió fotos de la pequeña caminando por los pasillos del hospital.

¿Qué es la parálisis de garrapatas?

A partir del caso de la pequeña Kailyn, muchos padres se preguntaron de qué se trata esta enfermedad, que causa una parálisis repentina.

Este mal es causado por garrapatas hembras a punto de poner huevos, momento en que están “hinchadas”.

Este parásito succiona sangre de un huésped para alimentarse mientras con sus glándulas salivales libera una neurotoxina, explica la página de la Fundación Estadounidense de Enfermedad de Lyme (ALDF).

“La parálisis de garrapatas es causada por más de 40 especies diferentes en todo el mundo”, indica ALDF y añade que en animales puede resultar mortal “principalmente en vacas y ovejas”.

Los casos en humanos son raros y generalmente ocurren en niños menores de 10 años, según la fundación.

Explican que a diferencia de otras enfermedades transmitidas por garrapatas, por ejemplo la de Lyme, que pueden perdurar en sus huéspedes mucho después de que la garrapata haya sido quitada, la parálisis de garrapata solo existe mientras esta esté.

“Una vez eliminada la garrapata, los síntomas generalmente disminuyen rápidamente”, indican desde ALDF y añaden que, sin embargo, en algún caso extremo podría llegar a convertirse en fatal si no se detecta la garrapata.

Los síntomas se ven cinco a siete días después de que el parásito se adhiere a su huésped y pueden ser fatiga, entumecimiento de las piernas y dolores musculares.

La parálisis se desarrolla rápidamente desde las extremidades inferiores a las superiores y, si no se elimina la garrapata, va seguida de parálisis lingual y facial. Las complicaciones más graves pueden incluir convulsiones o insuficiencia respiratoria.

Las personas que viven en contacto con animales pueden estar más expuestas a garrapatas. Por eso, para prevenir estos males, lo mejor es una revisión periódica del cuero cabelludo y la ropa usada cuando se está en contacto con animales.

Información: Univisión

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close