fbpx
DestacadoInternacionales

Difícil operación de rescate en cueva de Tailandia

Como extremadamente difícil y complicadas han sido las labores de rescate de los niños y su entrenador atrapados en una cueva de Tailandia desde el pasado 23 de junio.

La operación de rescate ha sido arriesgada debido a la altura donde quedaron atrapados dentro de la cueva, a más de 3 km de la salida.

Debido a que la temporada de lluvias de monzón amenaza con inundar la cueva y ahogar a los niños, las autoridades debieron tomar decisiones arriesgadas, luego de realizar varios debates sobre cuál sería el proceso para sacarlos. 

Adicionalmente, el oxígeno en la cueva se estaba acabando. Para aclarar un poco el panorama, acá un recuento de los puntos más importantes de labores de rescate.

¿Dónde están?

La cueva de Tham Luang está en la provincia de Chiang Rai, en la frontera entre Myanmar y Laos,  tiene diez kilómetros de longitud. Es la cuarta más larga de Tailandia. Las cuevas y grutas son las atracciones turísticas de la región.

La cueva tiene pasadizos estrechos y cámaras amplias pero el problema radicaba en que es temporada de lluvias y el acceso es peligroso y difícil, lo cual ya cobró su primera víctima: Samarn Kunam, un exsocorrista miembro de la Marina de Tailandia .

Lea también: Rescatados 6 de los 12 niños atrapados en cueva de Tailandia

¿Por qué es tan difícil el rescate?

Los niños se encontraban en Playa Pattaya, una de las cámaras amplias de la cueva, pero debido a las lluvias y la progresiva inundación, el grupo tuvo que avanzar por dentro de los túneles y estaban atrapados a 3km la salida.

En un punto clave, en un sector de la cueva llamado Monk, se hizo un bombeo de agua para drenar y bajar los niveles para facilitar el avance del equipo de rescate. Fueron vaciados más de 130 millones de litros de agua.

Operación de rescate

Tras varias opciones que se planeaban para sacar a los niños se decidió por la más difícil: sacarlos buceando. Debido a la amenaza de las lluvias, se hizo urgente la medida, según reseñó Infobae.

Los rescatistas son buzos profesionales que atravesaron más de cuatro kilómetros de estrechos pasadizos inundados y desniveles. También debieron cubrir largos trayectos a pie entre agua y rocas.

La misión de rescate llevó más de 13 horas, ya que para un buzo profesional le tomaría once horas seguidas lograr entrar y salir de la cueva desde donde se encontraba el grupo. Fueron 18 buzos los que se internaron en la cueva.

La parte más difícil de la operación

La primera etapa de la cueva que debieron superar los niños y el entrenador para salir fue la más peligrosa, ya que debieron bucear por un angosto pasadizo por donde sólo cabe una persona. Muchos de los niños no saben nadar y recibieron un curso intensivo para poder manipular los equipos.

También las aguas turbias fueron un obstáculo, ya que no hay visibilidad bajo el agua y no se ve el trayecto por donde se debe nadar. Adicionalmente se tuvo que preparar psicológicamente a los niños para asumir el reto de salir de la cueva asistidos por los buzos.

Infografía: InfobaeFuente: Infobae.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close