fbpx
Mundo

Cueva donde estaban niños de Tailandia quedó totalmente sumergida

El ex comando de la Armada tailandesa, Chaiyananta Peeranarong, de 60 años, fue el último buzo en abandonar la cueva donde 12 niños y su entrenador pasaron varios días incomunicados en el norte de Tailandia.

El buzo cuenta las complicaciones surgidas a última hora y que obligaron a una escapada contra el tiempo porque al cortarse la conexión eléctrica, las bombas para sacar el agua dejaron de funcionar.

Las cinco últimas personas rescatadas salieron el martes por la noche, cuando de repente se escuchó un grito desde el lugar más delicado del recorrido de salida, una galería tubular en donde había que pasar haciendo contorsiones con el cuerpo, contó el buzo.

“El australiano que supervisaba el paso se puso a gritar diciendo que la bomba de agua había dejado de funcionar, no se bombeaba el agua en ese lugar sólo se podía salir con una botella de oxígeno”, explicó.

Lea también: Trump asegura que aliados de la #OTAN han “reforzado su compromiso” con el gasto en Defensa

Los últimos buzos se “precipitaron” entonces para pasar por ese lugar en ‘T’, una pesadilla por lo estrecho.

Chaiyananta dejó pasar a sus colegas y salió último. Apenas tuvo tiempo de pasar antes de que el lugar quedara totalmente sumergido.

“El agua ya llegaba a la cabeza, casi al punto en que se necesitaba una botella de oxígeno”, contó.

El ex comando tailandés explicó que la prioridad del equipo internacional de expertos del que formaba parte era asegurarse que los niños no entraran en pánico.

Es por ello que algunos fueron sedados y dormidos como lo muestra un video impresionante publicado el miércoles por la noche por la célula de crisis.

“Algunos estaban dormidos, otros movían los dedos, atontados”. “Los médicos verificaban constantemente el estado y el pulso”, añadió.

“Dijeron a la prensa que los niños debían aprender a bucear. Esos niños no habían ni comido o dormido en días, ¿dónde hubiesen encontrado la energía para entrenarse? Eso era absurdo”, criticó.

La célula de crisis aseguró, durante los días de espera antes del desenlace final, que los buzos que permanecían con ellos antes de la evacuación les enseñaban a familiarizarse con el equipamiento para bucear.

“Sólo necesitábamos que supiesen cómo respirar y no entrar en pánico en el agua. Sólo necesitábamos que se sintiesen seguros, que todo iría bien”, precisó.

La imágenes de los niños en camillas, envueltos, transportados por los socorristas o extraídos en tirolesas en la última parte de la cueva son muy impresionantes.

Entre los 13 principales socorristas están los británicos Stanton y John Volanthen, que son los que encontraron a los niños a cuatro kilómetros de la entrada de la cueva. En ese momento el nivel del agua era muy alto, y el grupo aguardaba sobre una roca rodeada de agua.

 

Fuente: El Nuevo Herald

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close