fbpx
Venezuela

Epidemia de sarampión amenaza con extinguir población indígena Yanomami

La epidemia de sarampión causa estragos en poblaciones indígenas. La Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología Nacional alertó este viernes sobre la posible extinción de los miembros de la etnia Yanomami, que habita en la zona fronteriza entre Venezuela y Brasil, por culpa de la enfermedad, publicó El Pitazo..

Los indígenas Yanomami más afectados por la epidemia son los que se encuentran asentados en el municipio de Alto Orinoco y en las poblaciones de Alto Ocamo – Parima de Venezuela. La circulación del virus por las zonas comenzó a mediados del mes de marzo.

La propagación del sarampión tomó a los indígenas desprevenidos. La ONG Wataniba aseguró que la política de las autoridades de salud ha enfocado su política de vacunación en proteger a los niños, pero en las comunidades hay indígenas que nunca han sido inmunizados contra el sarampión, cuya propagación está asociada con el desplazamiento masivo especialmente de mineros ilegales, quienes se acercan a las zonas para explotar oro.

“La epidemia puede resultar devastadora por la vulnerabilidad epidemiológica de este pueblo a la enfermedad como lo fue en la década de los años 60 del siglo XX, cuando una epidemia de sarampión diezmo el 9% de la población de la etnia Yanomami”, resaltan en el documento de la Sociedad Venezolana de Salud Pública.

Los especialistas de la organización indicaron que se está en presencia de un “efecto epidemiológico bumerán” al resaltar que la circulación del virus que afecta a los Yanomami que habitan en Venezuela llegó de Brasil, a pesar de que la enfermedad llegó al territorio brasileño luego de que a mediados de febrero comenzarán a migrar venezolanos proveniente de los estados Bolívar y Delta Amacuro, a causa de la emergencia sanitaria y alimentaria que atraviesa Venezuela.

Lea también: Baltazar Porras calificó a la corrupción como una epidemia

La organización Yanomami Horonami señaló que la epidemia llegó por la frontera con Brasil porque en las comunidades de Awaris y Onkiola se reportados casos de sarampión y fallecidos por la enfermedad en Boa Vista, en el estado de Roraima. Alertó que el virus podría expandirse hacia otras poblaciones Yanomami.

Diferentes organizaciones que velan por los derechos de los indígenas solicitaron fortalecer y aplicar medidas urgentes para evitar más contagios en la población que, además de no estar inmunizada, carece de inmunidad natural ante agentes infecciosos. La organización Horonami pidió al Ministerio de Salud, al Ministerio para los Pueblos Indígenas y la Defensoría del Pueblo que tomen medidas urgentes y desarrollen una campaña de vacunación coordinada con las autoridades sanitarias de Brasil.

En los primeros seis meses de 2018, once países de América notificaron casos confirmados con sarampión. Venezuela es el país que más enfermos con el virus reportó a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y se estima que solo en un año hubo un incremento de casos de 114,3% en el país. La epidemia afecta a las poblaciones de 22 estados de Venezuela y, además, se expandió a cuatro naciones del continentes (Brasil, Colombia, Ecuador y Perú). La OPS solicitó medidas urgentes a Venezuela para evitar su diseminación de la enfermedad, que resurgió en el país en el año 2017. Solo 35 fallecidos han sido reconocidos por la OPS, aunque extraoficialmente se manejan más de cien muertes.

Cifras alarmantes

La información preliminar, obtenida por organizaciones como la ONG Wataniba, indica que al menos 23 indígenas de los sectores Hokomawë y Momoi se trasladaron a Boa Vista en Brasil, de los cuales uno recibió confirmación del virus. El pasado mes de mayo, se supo que 25 casos de las comunidades de Oroshi y Irotha (Brasil), 25% tenía más de 25 años. Las dificultades para acceder a los asentamientos indígenas que tienen los organismos de salud ha dificultado tener información sobre el número real de afectados.

Hasta el 30 de mayo de 2018, las autoridades sanitarias de Brasil notificaron 375 casos sospechosos de sarampión en 11 municipios del estado de Roraima, de los cuales 182 eran de nacionalidad venezolana y 32% pertenecían a etnias indígenas. Con respecto a los casos confirmados, de 83 afectados con el virus, 57 provenían de Venezuela, de los cuales 34 eran indígenas. La mayoría de los casos resultaron positivo para el genotipo del virus D8, que fue identificado en los pacientes venezolanos en 2017.

El pasado 9 de julio, Horonami señaló que el virus está causando varias muertes en la población adulta especialmente, en las zonas, como el sector Tacori, ubicado en Alto Ocamo en el estado Amazonas. Wataniba informó el 10 de julio de 2018, que la enfermedad ha afectado y causado la muerte de pobladores de todas las edades en varias comunidades.
Se estima que 1.440 indígenas pertenecientes al subgrupo Sanema es la que ha sido más afectada en el territorio venezolano.

Hasta el 7 de julio, se registraron 121 casos de sarampión del Alto Orinoco, entre ellos 53 fallecidos. “La dificultad de acceso a la zona ha hecho muy difícil la tarea de vacunación y de asistencia a los enfermos graves, que tendrían que ser trasladados al Hospital más cercano en la Esmeralda, capital del Municipio Alto Orinoco”, resaltan los especialistas de la Sociedad Venezolana de Salud Pública.

Fuente: El Pitazo.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close