Deportes

Spurs cambiaron a Kawhi por DeRozan

Los Spurs y los Raptors llegaron a un acuerdo para que Kawhi Leonard juegue la próxima temporada en Toronto. En una operación que incluye a DeMar DeRozan en el pack que los canadienses envían a San Antonio como contraprestación.

En esta operación los San Antonio Spurs recibieron a DeMar DeRozan, Jakob Poeltl y una primera ronda protegida Top-20 para 2019. En el caso de que los Raptors la retuviesen, se convertiría en dos picks de segunda ronda, reseñó AS

Mientras que los Toronto Raptors llegan Kawhi Leonard y Danny Green.

Según Chris Haynes (ESPN), Kawhi Leonard ha expresado ya su negativa a un traspaso al que no puede negarse porque tiene contrato en vigor por dos años más y del que podría salirse el próximo verano. El hecho de que casi con total seguridad se convierta en agente libre en 2019 y que haya filtrado ya que su deseo es jugar en Los Ángeles (tanto los Clippers como los Lakers podrían contar con opciones).

Lea también: Didier Deschamps fue renovado hasta el 2020 con Francia

Este martes, el propio Wojnarowski mentó en ESPN que Kawhi Leonard consideró acudir a la mini concentración de Estados Unidos la próxima semana en Las Vegas. Su presencia dispararía el morbo, ya que se pondría a trabajar a las órdenes del seleccionador Gregg Popovich, quien también es su técnico en los Spurs. Además, supondría un buen escaparate para mostrar el mundo cuál es su estado físico después de una misteriosa lesión en el cuádriceps que únicamente le permitió disputar 9 partidos la pasada temporada y que fue la causante del divorcio con la franquicia que estaba llamado a liderar después de la jubilación de Tim Duncan.

Masai Ujiri, presidente de los Raptors, ha sido el encargado de informar a DeRozan de su salida. También detalló Wojnarowski que el escolta, que renovó hace dos veranos por 139 millones y 5 años por la única franquicia en la que ha estado en la NBA desde su llegada en 2009, ya ha hablado con Kyle Lowry. Ambos han formado el backcourt que ha llevado a Toronto a los mejores años de su historia en la NBA. Una aventura que se ha topado en los tres últimos años con el mismo muro en los playoffs: LeBron James. La imposibilidad de hacerle frente llevó a los canadienses a despedir hace un par de meses a Dwane Casey, paradójicamente nombrado Mejor Entrenador de la regular season.

Con LeBron en el Oeste, los dinosaurios tratan de dar un giro a un proyecto que parecía haber alcanzado su techo. Con Nursey como head coach, buscan una maniobra muy arriesgada, incorporando a un jugador que podría marcharse libre en doce meses, para tratar de competir de tú a tú con los Celtics y Sixers, llamados a ocupar el trono de los Cavaliers en el Este. Para ello se desprenden de un jugador que ha sido all star en cuatro de los cinco últimos años y muy implicado emocionalmente con la franquicia. De ahí el malestar expresado por DeRozan en su Instagram poco después de conocerse los primeros rumores.  “No hay lealtad en este juego“, ha escrito, en alusión a las promesas que hace solo unos días le habrían hecho descartando su traspasado.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close