fbpx
España

Realidad palpable: El 40% de los inmigrantes que llegan a Europa entran por España

A mediados de 2017, las ONG que trabajan en el Estrecho de Gibraltar parecían predicar en el desierto cuando advertían que la ruta migratoria hasta las costas españolas estaba creciendo de forma preocupante. A finales de año, lo corroboró un informe de la inteligencia española. Ahora, los datos son una realidad palpable.

De enero al 25 de julio ya son 20.992 los migrantes llegados en patera (pequeñas embarcaciones) a las costas españolas, tres veces más que en el mismo periodo de 2017. Esta cifra supone casi el 40% de la inmigración que recibe Europa.

El continente europeo ha recibido hasta el 25 de julio un total de 55.001 migrantes, según datos divulgados por la Organización Internacional para las Migraciones, OIM.

El número supone prácticamente la mitad de los 111.753 que alcanzaron las costas europeas en el mismo periodo de 2017, debido fundamentalmente al considerable descenso que ha experimentado la ruta italiana (que ha pasado de las 94.448 personas del año pasado a las 18.130 de este año).

Pero el blindaje de esta vía, las llegadas a Italia han caído un 80%, ha ido parejo al incremento de las rutas irregulares por mar en España.

En estos casi siete meses de 2018, las costas españolas han sido el destino de 20.992 migrantes llegados en patera, principalmente a través del estrecho de Gibraltar y del mar de Alborán. La cifra, que constituye el 38,16% de los inmigrantes que han alcanzado Europa, es tres veces mayor que la del mismo periodo de 2017 (llegaron 6.513).

En este mismo periodo de 2018, 304 personas murieron o desaparecieron en el mar, más del doble que el año pasado (124 fallecidos), según estimaciones de la OIM.

El ritmo de arribos y rescates se ha acelerado en las últimas semanas de julio, en las que la actividad de Salvamento Marítimo ha sido frenética. Hasta el pasado día 25 eran ya 5.916 los llegados en el mes de julio, apenas 600 personas menos que en los siete primeros meses de 2017.

Esta abultada cifra de llegadas en patera, con ritmos diarios de unas 300 personas, se ha convertido en un reto para el Gobierno español: el sistema de atención en provincias como Cádiz, Málaga o Granada está desbordado.

Pese a que los pronósticos ya apuntaban a esta subida, la falta de previsión ha obligado a improvisar medidas de acogida en las costas andaluzas. Es el caso de la provincia de Cádiz, donde en los últimos tres meses se han habilitado hasta tres pabellones polideportivos distintos: uno en Tarifa, otro en Barbate, que funcionó pocos días, y ahora uno en Algeciras, con capacidad para 300 personas.

Sin embargo, estos recursos pronto se han quedado escasos y han dejado escenas de inmigrantes durmiendo hacinados en patios de comisarías, módulos de obras o terminales de puertos. Grupos de hasta 200 personas han tenido que dormir en las cubiertas de los buques de rescate.

Para solucionar este colapso, el Ministerio del Interior pretende abrir a primeros de agosto un centro de atención temporal en unas instalaciones portuarias de San Roque (localidad del Campo de Gibraltar), con capacidad para que 500 migrantes pasen las 72 horas de detención policial en las que son identificados.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close