fbpx
Cultura
Destacados

La familia real española veranea en Palma de Mallorca

Los Reyes y sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, han cumplido este domingo la tradición de posar ante los fotógrafos al inicio de su estancia veraniega en Palma, aunque esta vez no lo han hecho en el Palacio de Marivent, sino en el de la Almudaina, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

Ha sido la primera aparición juntos de los cuatro durante sus vacaciones en la isla, en la que se les ha observado sonrientes, especialmente a las niñas, que han estado en un campamento de verano en Estados Unidos durante el mes de julio.

“Ha sido muy divertido. Hemos hecho mucho deporte y hemos conocido niños de otros países”, ha comentado, con cierta timidez, sobre su experiencia en EEUU la Princesa de Asturias, que se ha erigido en el centro de atención en la conversación informal mantenida con los periodistas.

Después de cuatro años en los que don Felipe y doña Letizia habían protagonizado el posado ante la fachada o en los jardines de Marivent, esta vez han optado por el Palacio de la Almudaina, la residencia real de los monarcas cristianos desde el siglo XIV, donde la Princesa de Asturias y su hermana no habían estado hasta ahora.

Con el alcázar palmesano como escenario, don Felipe y doña Letizia quieren dar “un paso más en la presencia pública-institucional de la futura Reina”, han explicado fuentes de la Casa del Rey.

Ante las pocas ocasiones en las que la princesa y la infanta se prodigan en público –la última vez fue el pasado 19 de mayo, junto a su madre y la Reina Sofía-, han vuelto a concentrar las miradas ante la oportunidad de poder escucharlas.

La heredera al trono ha contado que en EEUU practicaron inglés -“ya lo conocen muy bien”, ha indicado el Rey- e hicieron actividades deportivas, como tenis y gimnasia.

También vela, una disciplina de la que su padre es gran aficionado, pero que a sus hijas no se las ha visto ejercer en Mallorca.

Tras recordar que doña Leonor hará su primer viaje oficial a Asturias el próximo 8 de septiembre para visitar Covadonga, el Rey ha revelado que su presencia en los Premios Princesa de Asturias en Oviedo aún se hará esperar.

“Ya veremos. Pero, de momento, este año no”, se ha limitado a contestar.

En la conversación, don Felipe también ha hablado de su padre, del que ha asegurado que está “fastidiado” porque tenía “muchas ganas” de volver a Palma y participar en la Copa del Rey de vela, pero una lesión de muñeca se lo ha impedido.

“Tenías muchas ganas de venir, pero los médicos le han recomendado no moverse mucho. Le estaba cogiendo gusto a hacer ejercicio. Tenía ilusión”, ha indicado Felipe VI.

La sesión de fotos ha comenzado en el Patio de Armas de la Almudaina, ante la fuente y las palmeras que hay en el centro, y se ha completado en la terraza de la fachada del palacio, con la luz del atardecer y la panorámica de la bahía de Palma.

La Princesa de Asturias ha lucido un vestido azul y su hermana, uno blanco, y ambas han llevado sandalias.

Los Reyes también han vestido de manera informal, él con vaqueros y camisa y ella con un vestido blanco y alpargatas con cuña.

Los cuatro han sido recibidos con vítores de “¡Viva el Rey!” en el exterior del palacio, justo enfrente de la entrada a la Catedral, donde tuvo lugar a comienzos de abril el desencuentro entre doña Letizia y la Reina Sofía tras asistir a la Misa de Resurrección, cuando la Reina se cruzó para impedir una foto de su suegra con sus hijas.

Doña Letizia y su hija menor han permanecido en un segundo plano durante la conversación.

La infanta Sofía, de once años, ha explicado que en el campamento en EEUU también jugaron al “ga ga”, una especie de balón prisionero.

A la Reina se le ha preguntado si le gusta la vela, a lo que ha dado a entender que no es su afición favorita.

“Si en quince años…”, ha empezado a contestar doña Letizia, a lo que el Rey ha añadido que “una cosa es navegar y otra ir en barco”.

El posado se ha prolongado durante unos quince minutos y, a su término, los Reyes han permanecido en el palacio con el fin de mostrarle a sus hijas algunas de sus principales salas, ya sin presencia de los medios.

El castillo, que fue construido sobre los fundamentos de un edificio romano, mezcla la arquitectura árabe y cristiana.

En él se alojaron Bill Clinton y su esposa, Hillary, cuando estuvieron en Palma unos días de vacaciones en 1997.

Felipe VI regresará este lunes a la Almudaina para recibir a las autoridades de Baleares y el viernes con motivo de la recepción a la sociedad civil, con la presencia de doña Letizia y la Reina Sofía.

Con información de COPE.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close