Economía

Nuevas medidas gubernamentales asfixian la iniciativa privada en Cuba

El economista Richard Feinberg considera que las nuevas regulaciones que comenzarán en diciembre a regir el sector privado en Cuba serán “la venganza del burócrata”.

Mientras los más exitosos de los cerca de 600,000 cuentapropistas cubanos han hecho dinero y se entusiasman intentando expandir sus negocios, los burócratas cubanos, incluidos algunos incondicionales del Partido Comunista y empleados de empresas estatales en apuros, han recibido “salarios miserables a menudo en trabajos aburridos que no sirven”, dijo Feinberg, profesor de la Escuela de Política Global y Estrategia de la Universidad de California en San Diego y miembro de Brookings Institution.

“Sienten envidia, se sienten abandonados, marginados”, dijo.

Las nuevas regulaciones, que fueron lanzadas el mes pasado pero que no entran en vigor hasta el 7 de diciembre, también detallan con impresionante precisión posibles infracciones, sanciones y multas, así como métodos de supervisión y requisitos de rendimiento.

Lea también: Debacle de industria petrolera de Venezuela permite a Arabia Saudita “reconquistar” a EEUU

Ejemplo: Las regulaciones para un cubano que quiere administrar una guardería infantil privada.

La persona que cuide niños debe tener un espacio lo suficientemente grande como para dedicar un mínimo de 21.5 pies cuadrados a cada niño y poder adjudicar un conjunto de artículos de aseo personal para cada uno de los niños.

Eso incluye un peine, cepillo de dientes, toallas de baño, papel higiénico, cubiertos, tazas y otros artículos, todos etiquetados con el nombre del niño. Y las nuevas reglas especifican que los ganchos para las toallas deben estar a un mínimo de 20 centímetros (3.94 pulgadas) de distancia.

“Es demasiado” para un negocio en el hogar, dijo Feinberg. “El nivel de detalle en algunas de estas regulaciones es bastante inquietante. Lo veo como la venganza del burócrata”.

Desde manicuristas hasta reparadores de teléfonos celulares se pueden encontrar en la Calle Salvador Cisneros, en Viñales.

Esos mismos burócratas también han creado reglas diseñadas para garantizar virtualmente que la mayoría de las empresas privadas no crezcan más allá de los 20 empleados. Hay una escala ascendente de sueldos que exige salarios mayores mientras más trabajadores se contraten. Se activa después del quinto trabajador, y una vez que un establecimiento tenga más de 20 trabajadores, el empleador privado debe pagarle al empleado número 21 seis veces el salario promedio.

Bajo las viejas reglas, los empleadores privados no tenían que pagar ningún impuesto a los primeros cinco trabajadores que contrataban.

El mensaje es claro teniendo en cuenta las voluminosas regulaciones publicadas el 10 de julio en la Gaceta Oficial de Cuba: el empleo privado está bien siempre que los cuentapropistas no sean demasiado ricos, diversifiquen sus negocios, abran sucursales, intenten evadir impuestos, recurran al mercado negro o le hagan demasiada competencia al sector estatal.

El reportaje de El Nuevo Herald prosigue con testimonios de quienes como: “las nuevas reglas también sugieren que la microgestión y el pensamiento económico a corto plazo siguen siendo la norma”, dijo Andrew Otazo, director ejecutivo de Cuba Study Group.

Ahora, al menos, los cuentapropistas tendrán alguna claridad sobre lo que pueden y no pueden hacer.

Pero las nuevas reglas no abordan algunos de los problemas que los cuentapropistas esperaban que se tocaran: no hay ninguna disposición sobre el trabajo por cuenta propia entre los trabajadores administrativos, no existen canales legales que permitan a los empleados privados importar directamente para sus negocios, ni tampoco se reconocen sus negocios como entidades legales.

“Hace dos años el gobierno declaró que habría un reconocimiento legal para las pequeñas y medianas empresas. Pero eso no está en ninguna parte de estas regulaciones “, dijo Ted Henken, un profesor de Baruch College que ha escrito con frecuencia sobre los cuentapropistas.

Otra gran preocupación de los cuentapropistas: tampoco se aborda la escasez de mercados mayoristas.

Fuente: El Nuevo Herald

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close