La VidaSlide

Cómo lograr que tus hijos hagan caso sin tener que gritarles

Sí es posible. Una experta explica cómo lograrlo

Muchas madres creemos que para que nuestro hijo entienda debemos levantar la voz, gritarles y demostrarle quién es la que manda en casa.

Aunque muchas no lo reconozcan, sí les han gritado a sus hijos alguna vez, y no es justificación pero el estrés del día a día, las responsabilidades del trabajo o conflictos con la pareja favorecen a que estallemos y les gritemos cuando no hacen caso. En otras palabras, les contagiamos nuestro estrés o nos desquitamos con ellos.

Por fortuna, los expertos han compartido sus secretos para educar a los hijos sin tener que gritarles. Una de ellas es la doctora Laura Monge, madre de cinco hijos, que en su libro Educar sin gritos ofrece consejos valiosos para ayudar a esos padres desesperados y niños incomprendidos.

Laura Monge, que tiene un máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria y Bachiller, recoge en su libro varias alternativas en lugar de gritar al niño cuando no haga caso y explica por qué es conveniente dejar de gritarles.

Resultado de imagen para escucha a tu hijo

Según la experta, gritarle a un hijo puede funcionar momentáneamente, pero también lo pone en modo defensa: “Después de una interacción negativa no tendrá disposición a aprender, a reflexionar, a pensar en las consecuencias de sus actos o a mejorar”.

Además dice que como los padres somos su modelo a seguir, si les gritamos, ellos también lo harán. Algunos de sus consejos están enfocados en reforzar comportamiento sin “peros” instantáneos, preguntar a los hijos cómo se sienten y hacerles sentir especiales.

Laura Monge propone empatizar para conectar y estar en sintonía antes de redirigir su conducta. Ella se inclina por no reducir los límites al mínimo y dice que no hay que confundir la disciplina con una actitud autoritaria, y que tomemos en cuenta que la firmeza y la flexibilidad no están peleadas.

También puedes poner en práctica estos consejos cuando sientas que estás por gritarle a tu hijo:

1. Tranquilízate

Si tu hijo hizo una travesura o no te hizo caso, trata de mantener la calma, como dicen, cuenta hasta 10, respira y después actúa.

2. Haz que reflexione sobre sus actos

Pregúntale por qué reaccionó así y si necesitas enviarlo a la esquina de pensar, hazlo, será mejor que el castigo físico o gritos.

Imagen relacionada

3. Escucha a tu hijo

No le reproches nada ni lo castigues antes de escuchar su versión de lo sucedido. Además, le enseñará a tu hijo que la solución de los problemas se hace mediante el diálogo.

Imagen relacionada

4. Usa el susurro

Parece mentira pero si le hablas a su oído o en voz baja lo motivará a prestar atención.

5. Pasa tiempo de calidad con él

Sin el móvil ni la tablet. Este vínculo afianzará la relación y quitará a los padres las ganas de gritar y fomentará una comunicación positiva.

Imagen relacionada

6. Elogia a tu hijo

Reconoce cuando actúa bien y corrige con diálogo lo que necesita reforzar, esto será menos cansado que gritarle. Canaliza su frustración o su enojo con otra actividad, como salir a jugar al patio, caminar, charlar o hacer algo que a él le guste.

Fuente: Soy Carmín

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close