DeportesDestacado
Destacados

Tres golazos del Barcelona acaban con Boca en el Trofeo Joan Gamper

Tres golazos de MalcomMessi Rafinha decidieron a favor del Barça el Gamper y Leo recogió por primera vez como capitán el trofeo que lleva el nombre del fundador del club barcelonista. Un honor, tanto para el argentino como para la familia Gamper. Este Barça aún está de rodaje, pero demostró que tiene potencial y puesta a punto suficiente para ser competitivo en el arranque de Liga. Dominó, aun con un ritmo algo ramplón, y no tuvo dificultades para asegurarse el triunfo ante un Bocaun punto decepcionante, que en ningún punto tuvo ocasión de hacer algo pese al incombustible apoyo de su hinchada.

Valverde puso a Riqui Puig tras el descanso y el canterano lució sus dotes técnicas en el Camp Nou por primera vez. Dos magníficos regates suyo, sentando a su par, arrancaron sendos ‘ooooh’ de la grada, algo amodorrada por la hora, con el sol dando de pleno en la grada de Lateral, y por el ritmo algo lento de un Barça lejos de su puesta a punto y un Boca poco competitivo más allá de alguna rascada fuera de tiempo y lugar. Riqui aún cruzó demasiado el balón ante Andrada a poco del final. Un gol que habría puesto en pie el estadio.

Dos equipos diferentes

Hubo dos onces casi distintos, en la primera y en la segunda parte. Arturo Vidal debutó como titular jugando como interior zurdo y Coutinho ocupó el derecho. Rakitic ejerció de medio centro en un 4-3-3 en el que Messi empezaba de teórico extremo derecho pero acababa como mediapunta, dejando sitio a las subidas de Sergi Roberto. Detrás, la pareja de centrales de gala fue un muro y Miranda jugó como lateral zurdo, con algún problema defensivo con Villa, el mejor jugador de Boca. Munir empezó de ‘nueve’ con Malcom a la izquierda. En la segunda mitad, el brasileño cambió de banda y Alcácer entró en el centro.

Saliendo desde la derecha, Messi fue pronto a buscarse la vida entre líneas. Así se fraguó el primer gol: Leo fue a buscar un balón de Arturo Vidal y abrió a la izquierda hacia Malcom, que amagó con un regate a la derecha y salió por su izquierda, rompiendo la cintura del lateral. Con la izquierda, su pierna buena, lanzó un disparo cruzado que superó al meta Andrada.

Un minuto antes, el portero había rechazado un gran remate deCoutinho, que había probado desde la frontal tras superar a los dos pivotes de Boca, al segundo de ellos con un caño. Pero el Barça no generó mucho más enn un primer tiempo de juego algo lento, con luces y sombras, con muy buenos detalles, con alguna muestra de lo que pueden ser las recuperaciones de Arturo Vidal y con algunas imprecisiones. En general, posesiones largas del Barça con circulación lenta.

Leo acelera

Y ahí Leo decidió subir una marcha. Se metió en diagonal entre líneas y mandó un pase a Munir rechazado por Buffarini. El rechace, sin embargo, fue como una asistencia al propio Messi, que recogió en pleno caos defensivo de Boca y superó al meta con una sutil vaselina ante su salida.

El conjunto argentino tuvo su ocasión justo antes del descanso, en una contra por la derecha en que tras una recuperación ganaron la espalda a Miranda. Pero Villa chutó al poste ante un Ter Stegen vendido y el rechace cayó a Villa. Umtiti sacó el remate bajo palos. Marcar habría supuesto un premio excesivo para Boca, pero la jugada puso de manifiesto ciertas dificultades en la recuperación del conjunto de Valverde, al que las contras argentinas sorprendieron en varias jugadas sin la consistencia adecuada. Cuidado.

Con el carrusel de cambios del segundo tiempo, Vermaelen se situó como lateral zurdo en cuanto se retiró Miranda y Busquets, como central junto a Lenglet. Otro invento de Valverde que demuestra que esta plantilla tiene recursos para que el técnico pueda hacer las combinaciones que quiera. Suárez, por ejemplo, formó tridente con Dembélé y Alcácer, extremo izquierdo.

El tercer golazo de la tarde fue de Rafinha, que recibió por la izquierda, combinó con Luis Suárez de primera y, tras entrar en el área, hizo un ‘sombrero’ al portero y remachó a puerta. Magnífico detalle. Y Cillessen, por su parte, aguantó un gran mano a mano en el segundo tiempo. Quizás el último.

Con información de Joan Poquí/Mundo Deportivo.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close