fbpx
EE.UU.

Díaz-Canel acusó a Trump de atacar con especial saña a Venezuela

El socialismo no es el culpable de los males del mundo sino el capitalismo, dijo el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel durante su intervención en la Asamblea General de las Naciones Unidas el miércoles, en una respuesta directa a los comentarios del presidente estadounidense Donald Trump el día anterior.

El gobernante cubano dijo que la desigualdad y la pobreza a nivel mundial “no son fruto del socialismo, como el presidente de los Estados Unidos afirmó ayer en esta sala. Son consecuencia del capitalismo, especialmente del imperialismo y el neliberalismo”.

Díaz-Canel cubano acusó al gobierno de Estados Unidos de atacar “con especial saña a Venezuela” y mantener una “retórica agresiva” así como una política de “subversión” contra Cuba.

Sin mencionar directamente los supuestos ataques ocurridos en La Habana contra diplomáticos estadounidenses, el gobernante acusó a Estados Unidos de “fabricar artificialmente, con falsos pretextos, escenarios de tensión y hostilidad que a nadie benefician”.

En el discurso, Díaz-Canel, nombrado sucesor de Raúl Castro en abril, descartó ser un reformador al estilo de Mijail Gorbachov, una posibilidad que habían señalado algunos observadores de la realidad cubana.

“El cambio generacional en nuestro gobierno no debe ilusionar a los adversarios de la revolución. Somos la continuidad no ruptura”, dijo en un discurso en que el repitió las denuncias del “bloqueo” estadounidense, su apoyo al gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua y otras posiciones de política exterior de Cuba que han permanecido inamovibles por décadas.

También adelantó que no esperaba que hubiera grandes cambios en la nueva constitución que debe ser aprobada el año próximo en referendo y que tenía “la convicción de que el carácter irrevocable del socialismo será ratificado” en la votación.

Durante una sesión anterior el mismo miércoles en la mañana, dedicada a la eliminación de las armas nucleares, Díaz-Canel destacó que el fallecido Fidel Castro, uno de los protagonistas de la crisis de los misiles en 1962, había sido un “luchador incansable en favor del desarme nuclear, tema al que dedicó numerosas reflexiones y todas sus energías”.

El gobernante criticó a Estados Unidos por retirarse del tratado nuclear con Irán y advirtió que esto podría tener “graves consecuencias” para la estabilidad del Medio Oriente. La primera reunión bilateral que sostuvo Díaz-Canel el lunes fue con el presidente iraní Hassan Rouhani.

Díaz-Canel agregó que Cuba creía en el uso pacífico de las energía nuclear y que había sido el quinto país en ratificar en enero un tratado internacional para la eliminación total de las armas nucleares.

En su breve discurso, volvió a citar al exgobernante Raúl Castro, quien se mantiene como una figura poderosa en la política cubana como primer Secretario del Partido Comunista y a quien Díaz-Canel describió como “un padre” en su primera entrevista tras ser nombrado como su sucesor en abril.

Este miércoles, Díaz.Canel se reunió con el presidente de El Salvador en la mañana. En la tarde se reuniría con el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, y con el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, en un evento cerrado a la prensa. En la noche, asistirá a otro evento organizado por IFCO/Pastores por la Paz en la iglesia Riverside en Manhattan, descrito por la prensa oficial como “un acto de solidaridad con Cuba”.

El martes, el líder cubano sostuvo una apretada agenda de reuniones bilaterales con la alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, y los mandatarios de Bolivia, Panamá, Angola, Sudáfrica, Barbados, España y Argentina. Esta última fue la más enigmática de todas pues ambos mandatarios se encuentran en polos políticos opuestos y la prensa oficial ha fustigado las políticas del presidente argentino y su cercanía con la administración de Donald Trump.

Ni la Casa Rosada ni la cancillería cubana dio detalles de lo discutido en la reunión. Del encuentro con el presidente español salió una invitación a viajar a La Habana, que sería la primera visita de un mandatario de ese país en tres décadas. El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, por su parte, mencionó brevemente a Cuba en su discurso ante la Asamblea General el miércoles para pedir que EEUU retome el acercamiento a la isla.

El canciller cubano Bruno Rodríguez también se reunió el martes con su homólogo ruso, Sergéi Lavrov. En medio de un intercambio de agrias acusaciones entre EEUU y Cuba, debido a los supuestos ataques contra diplomáticos estadounidenses en La Habana, reportes de prensa señalaron a Rusia.

Con información de elnuevoherald.com

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close