fbpx
Mundo

Partido Laborista británico apoya la celebración de un segundo referéndum sobre el Brexit

La conferencia nacional del Partido Laborista ha aprobado una moción que reconoce por primera vez el apoyo a la celebración de un segundo referéndum de la UE. El líder del partido, Jeremy Corbyn, reacio hasta ahora a respaldar a esa posibilidad, se ha comprometido a acatar la voluntad de una abrumadora mayoría de los militantes laboristas, partidarios de un nuevo “voto popular”.

Pese a la aparente muestra de unidad, las divisiones dentro del partido por cuenta del Brexit han quedado bien patentes en el cónclave laborista de Liverpool. John McDonnell, el brazo izquierdo de Corbyn para asuntos económicos, ha advertido que el referéndum sería sobre el acuerdo negociado el Gobierno con Bruselas y que no incluiría la posibilidad de la permanencia en la Unión Europea.

El portavoz laborista para el Brexit, Keir Starmer, se ganó sin embargo el mayor aplauso de la conferencia en el momento de desafiar a sus jefes de filas y proclamar ante los militantes: “El Parlamento tendrá la primera palabra, y si se produce un ‘impasse’, haremos campaña por una voto popular… Y nadie puede descartar la permanencia como opción“.

La moción aprobada recalca en cualquier caso que la opción preferente, en el caso de que la Cámara de los Comunes rechace el acuerdo propuesto por Theresa May, será la disolución del Parlamento y la convocatoria de nuevas elecciones generales anticipadas. Starmer criticó el plan de May como “un Brexit ciego” y anticipó que la oposición laborista votará en bloque contra su actual propuesta.

Lea también May al borde del precipicio: Ahora le cobran factura por fraude aduanero

“Algunos han especulado con que votaríamos por el acuerdo de los ‘tories’ y otros han vaticinado una abstención”, proclamó Starmer en su discurso. “Permitidme que sea claro: los laboristas votaremos en contra“.

La aclamada intervención del Starmer, firme partidario en su día de la permanencia, deja en una posición comprometida a Jeremy Corbyn, criticado por su ambigüedad ante el Brexit y por su tibia oposición a los planes de May que la han hecho perder respaldo popular en los últimos meses (el 72% de los laboristas se mostraban satisfechos con su liderazgo hace un año, frente a tan sólo el 48% que le respaldan hoy por hoy).

Tras sus reiteradas negativas a respaldar un segundo referéndum, Corbyn dio su brazo a torcer el domingo pasado en una entrevista al ‘Daily Mirror’: “Fui elegido para empoderar a los miembros el partido, y si la conferencia toma una decisión, actuaré en consecuencia“.

La opción del segundo referéndum ha sido respaldada abiertamente entre otros por el alcalde de Londres, Sadiq Khan, y por el diputado Chuka Umunna, al frente de la campaña People’s Vote, que convocó durante el fin de semana a miles de manifestantes laboristas y partidarios de la permanencia junto a la estatua de los Beatles en Liverpool.

Emily Thornberry, portavoz de Política Internacional del Partido Laborista, intentó por su parte combatir el segundo fantasma que más ha contribuido a debilitar la posición de Corbyn. “El antisemitismo de la izquierda es comparable al fascismo de la derecha”, dijo la enérgica Thornberry, haciendo de paso méritos en el concurso de futuro líder laborista.

Con información de: Elmundo.es

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close