fbpx
Deportes

El Real Madrid contra el Atlético, su gran ‘handicap’ liguero

El derbi infinito de la capital asoma este sábado en el Santiago Bernabéu sin la carga dramática de ocasiones anteriores pero con mucho peso emocional y contable para la clasificación con partido entre Real Madrid y Atlético.

Un Atlético al alza en la tabla mide el material del que está hecho el desconcertante Madrid de Lopetegui, capaz de maravillar ante la Roma en la Champions y de hacer el ridículo en Sevilla.

Prueba de nivel la de los blancos, con el recuerdo vivo de la derrota en la Supercopa de Europa y advertidos por la racha bárbara que acumulan los de Simeone en los derbis ligueros: cinco seguidos sin conocer la derrota (la última, en diciembre de 2012). Difícil el pronóstico para un partido repetido mil veces en los últimos tiempos, desde que los rojiblancos, de la mano del técnico argentino, recuperaron la competitividad ante su odiado rival.

Lea también: Venezolano Jan Hurtado eliminó al Boca Juniors de la Copa Argentina

El colchón de ambos es que nada es definitivo, por estar aún en septiembre y por el paso cambiado del Barcelona (cinco puntos perdidos en las últimas dos jornadas), pero a nadie le apetece una cornada del vecino. Más exigido llega el cuadro local por la mala imagen dada el pasado miércoles, siempre dañina una derrota así para proyectos nuevos y bajo la lupa. Necesita el técnico vasco recargas positivas para que su equipo coja vuelo sin que la nostalgia (Zidane, Cristiano) contamine el viaje. Nada mejor que una victoria ante el muro atlético por el beneficio propio y por los puntos que no sumaría un rival directo.

La Liga requiere del Madrid un cambio de tendencia en estos duelos ante los otros dos grandes candidatos. Porque las malas maneras de estos últimos años en el torneo doméstico, un título ganado desde la 2013/14, se explican al repasar los resultados en sus enfrentamientos con Atlético y Barcelona.

Mientras el Madrid ha sido capaz de levantar un imperio en la Champions, con triunfos en los estadios con más nombre del continente, su balance en los derbis o los clásicos ligueros es nefasto. Contra ellos ha perdido los títulos, más que en San Mamés, Mestalla, Nervión o Girona.

Los datos son contundentes. De los últimos 20 partidos (de Liga) contra el Atlético o el Barça, el Madrid sólo ha ganado tres: en el Calderón (2016/17), el Camp Nou (15/16) y en casa ante los azulgrana (14/15). Nada más. Es decir, sólo un 15% de triunfos, lo que se traduce en una sangría de puntos que han ido a los peores bolsillos posibles, a los de sus directos rivales por el título. En Ligas tan disputadas y que requieren pasar de los 90 puntos para estar peleándolas hasta mayo, este pobre bagaje fue letal para las opciones de los blancos en el torneo de la regularidad. De ahí la trascendencia del derbi de este sábado, aunque sólo estemos en la séptima jornada. Si es verdad que Lopetegui y los suyos tienen interés en la Liga, ya pueden afrontar la cita y el clásico de dentro de un mes en Barcelona con actitud de final.

Lopetegui

«El equipo está motivado y con ganas de ganar el título y está muy bien clasificado para poderlo hacer. Queda mucho, pero somos candidatos. Será una Liga dura y larga para todos. La motivación es máxima para mis jugadores, sin duda», aseguró el entrenador blanco, tan genérico en sus discursos previos a los partidos, incluso ante un derbi, como detallista entre bambalinas. Según cuentan los testigos de Valdebebas, con muchos kilómetros ya de experiencia, el nivel de preparación de las sesiones de entrenamiento, los planes físicos, la dieta alimentaria y el scouting de rivales no tienen comparación con los últimos dueños de los banquillos. «Es más detallista que Benítez», explican sobre el también meticuloso técnico madrileño.

«En un derbi todo es importante, es un partido que tiene un componente emocional y tenemos que llegar preparados en todos los aspectos. No es un partido más», reconoce el vasco antes de su segundo choque ante el Atlético en menos de mes y medio. Sin Isco ni Marcelo, pero con Carvajal alistado al once, el centro del campo blanco y su trío ofensivo tendrán que bregar con las filas prietas de Simeone, que utilizó una expresión ahora políticamente atrevida para definir el encuentro: «Estos son partidos de hombres, de emociones, y donde la gente con mucha personalidad y los que puedan jugar en ese límite emocional son los que terminan respondiendo y resolviendo los partidos».

El volcánico argentino, como le sucedía a Luis Enrique, disfruta de los pitos que el Bernabéu le dedica con entusiasmo. En su once titular, sólo él sabe si apostará por el buen pie de Rodrio por los pulmones de Thomas para la medular. Y arriba, junto a la famosa dupla (Griezmann-Costa), debería aparecer Lemar, su millonario fichaje. «Vamos a medirnos a uno de los mejores equipos del mundo», dice Simeone, siempre prudente.

Fuente: elmundo.es

 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close