CulturaSlide

¡Agarra consejo! Por qué no debes hacer una dieta milagro, como la que sigue ahora Alejandro Sanz

Alejandro Sanz está muerto de hambre. Lo dijo él mismo en su cuenta de Twitter, donde hablaba a sus cerca de 20 millones de seguidores de la dieta ‘detox’ de 21 días que está siguiendo. Comenzar ha comenzado, lo que no está claro es que vaya a ser capaz de continuar.

“Quizá tengas el corazón partío, pero el hígado y los riñones no”. Con esta frase resumen su opinión al respecto dietistas como el reputado nutricionista español Julio Basulto, que advierten de que, además de no tener respaldo científico para lograr los objetivos que nos proponen, las dietas ‘detox’ también pueden hacernos perder la salud.

Son propuestas que se alejan de un patrón de dieta saludable ya que, al limitar de forma severa la ingesta de macronutrientes como proteínas, pueden dar lugar a fatiga o deficiencias de vitaminas y minerales.

Parece que, al final, el mensaje sí le llegó al cantante:

Dejémoslo claro: las dietas milagro no existen. La célebre fábula de Esopo que habla de la constancia de la tortuga frente al sprint de la impaciente liebre también se aplica a la alimentación y las dietas. De nada sirve perder seis libras en una semana si dentro de un mes hemos recuperado ese peso. Y con propina.

Lo recuerdan estudios como el publicado en el diario científico Obesity, que mostró que a los participantes que se embarcaron en dietas rápidas les fue mucho peor que a aquellos que fueron pasito a pasito. Desarrollar comportamientos estables y repetitivos en relación a la alimentación y la pérdida de peso es realmente importante para mantener cambios a largo plazo, señalaba este estudio.

La explicación, básicamente, reside en la resistencia del cuerpo a cambiar. Nos referimos a la teoría del valor de referencia metabólico, que explica cómo el cuerpo tiende a mantener un peso determinado por el hipotálamo, el “centro de control” del sistema endocrino en el cerebro.

Cuando hay alguna variación en el peso -si, por ejemplo, sigues aquella dieta ‘detox’ que te recomendó tu vecina-, el hipotálamo hace bajar tu metabolismo para que el cuerpo gaste menos. Así que cuando vuelves a la normalidad, recuperas el peso. Lo bueno es que esos puntos de referencia pueden modificarse.

Es muy importante tener esto en cuenta si decides embarcarte en una de las dietas de moda que reseñamos a continuación:

Dieta Paleo

Vuelta a las cavernas

Las reglas de la dieta paleolítica, que se inspira en la alimentación de nuestros antepasados cazadores recolectores, son bastante simples: puedes tomar alimentos no procesados como frutas y verduras, pescados y carnes, huevos, nueces y semillas, al igual que en la edad de piedra. Están prohibidos los lácteos, los cereales y panificados, las legumbres, el azúcar y todos los aditivos artificiales. En cuanto a las grasas, hay que evitar las muy procesadas. Esta dieta es alta en proteínas y buenas grasas y baja en carbohidratos. Hay riesgo de falta de vitamina D y calcio ya que no contiene lácteos. Los nutriólogos advierten de que, cuanto más se limita el abanico de alimentos, más difícil es brindarle al cuerpo los nutrientes necesarios.

Dieta Keto

Proteínas y más proteínas

La dieta keto o cetogénica se propone reducir al máximo la ingesta de hidratos de carbono. Aboga por la ingesta de alimentos ricos en grasas saludables y proteínas magras.
A diferencia de la paleo, en la dieta keto se prohíben no sólo cereales y legumbres sino también la inmensa mayoría de las frutas y verduras, ya que se trata de inducir la cetosis, una situación metabólica del organismo originada por un déficit en el aporte de carbohidratos. Este déficit induce el catabolismo de las grasas a fin de obtener energía.
Entre sus beneficios puede encontrarse la reducción de los niveles de glucosa en sangre. Pero también puede aumentar el riesgo cardiovascular, producir estreñimiento y dolores de cabeza.

Ayuno intermitente

Pasar hambre puede merecer la pena… a veces

Las tres formas más conocidas de realizar ayuno intermitente, una fórmula que ha ido revalorizándose con los años, son estas:
El ayuno intermitente diario contempla todos los días dos franjas horarias, una en la que no se ingiere nada y otra en la que “está permitido” comer.
El ayuno semanal, en el que se ayuna un día completo cada siete.
El ayuno de dos o tres días seguidos cada mes. Cuesta más, por el largo periodo de ayuno que implica, y tiene menos partidarios.
Numerosas investigaciones en marcha relacionan la restricción calórica con la longevidad y el pronóstico de la salud. Hay incluso estudios que parecen indicar que las dietas muy bajas en calorías, como el ayuno consistente, pueden llegar a revertir la diabetes.
Pero esta no es una dieta para todo el mundo: el “efecto rebote” (ganar peso en lugar de perderlo) es una amenaza si no se sigue con cautela.

Alimentación Vegana

Respeto a los animales

La alimentación vegana, que excluye cualquier producto de origen animal (incluidos los huevos y los lácteos) es más un estilo de vida que se centra en el respeto al medio ambiente y a los animales que una dieta propiamente dicha.
Puede ayudar a reducir el peso y el colesterol, pero requiere de un especial cuidado para que sea equilibrada y contenga suficiente hierro y vitamina B12.
Información de Univisión
Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close