Internacionales

Encuentran caja negra del avión siniestrado Lion Air

Un equipo de buzos halló este jueves una de las dos cajas negras del avión de Lion Air estrellado en el mar de Java con 189 personas a bordo. esto ayudará a esclarecer qué causó que una aeronave prácticamente nueva se precipitara de forma descontrolada en el océano poco después de haber despegado del aeropuerto capitalino indonesio.

Soerjanto indicó la pasada noche que detectaron una señal de frecuencia regular en intervalos de menos de un segundo, pero que las corrientes y escasa visibilidad dificultaban las operaciones de búsqueda, según Efe.

Este organismo había anticipado antes que se había detectado “un sonido” en una ubicación a 35 metros de profundidad en la zona rastreada, a unos 15 kilómetros de la bahía de Karawang, en la isla de Java Occidental.

Indonesia ha utilizado receptores de ultrasonidos para localizar la señal que emite el transmisor del localizador de emergencia de las cajas negras del avión.

“Excavamos y encontramos la caja negra”, dijo por su parte uno de los buzos, identificado como Hendra, a la televisión Metro TV.

El profesional la describió como “naranja e intacta” y aseguró que la encontraron semienterrada bajo escombros y barro en el fondo del mar. Todavía no se ha hallado, sin embargo, ni la segunda caja negra ni el fuselaje del avión, donde se prevé que se encuentren los cuerpos de la mayoría de los 189 ocupantes del vuelo.

El Ejército indonesio mantiene la esperanza de localizar pronto el cuerpo de la aeronave, después de asegurar que dispone de las coordenadas donde supuestamente se encuentra, unos 400 metros al noroeste de donde se perdió contacto con el aparato y tras descubrir en esa misma zona chalecos salvavidas, prendas de ropa y revistas que cree que proceden del vuelo siniestrado.

El hallazgo de una de las cajas negras es determinante para avanzar en la investigación sobre lo ocurrido. Aunque, según Soerjanto. las pesquisas podrían demorarse medio año. En un mes se publicará un informe preliminar.

Hasta ahora, la atención se ha centrado en los datos que han ido saliendo a la luz; que el avión, un Boeing 737 MAX estrenado este verano y operado por la compañía de bajo coste indonesia Lion Air, experimentó cambios inusuales de altitud y velocidad durante un vuelo realizado el día anterior entre la turística isla de Bali y Yakarta, según la página web FlightRadar 24.

También que Lion Air confirmó que hubo un “problema técnico” la víspera de la tragedia, sin especificar cuál y que éste se había subsanado siguiendo el protocolo pertinente.

Y que el piloto del vuelo siniestrado, el capitán indio Bhavye Suneja, pidió a la torre de control permiso para regresar al aeropuerto de Yakarta solo dos o tres minutos después de despegar a primera hora  rumbo a Pangkal Pinang en la isla de Bangka, un vuelo que tenía una duración prevista de apenas una hora. Unos quince minutos después perdió el contacto con la torre de control y se precipitó en el mar de Java.

Se conjetura que el avión se quebró en pedazos al estrellarse contra la superficie del mar después de caer unos 1.500 metros en menos de 25 segundos, alcanzado una velocidad de 480 kilómetros por hora, según Flightradar 24.

Lion Air, que desde su fundación en 1999 ha registrado más de una docena de accidentes, hasta ahora el más grave había sido uno en 2004, en el que perecieron 25 personas, se encuentra bajo especial escrutinio.

La aerolínea estuvo vetada durante años por Estados Unidos, EE. UU. y la Unión Europea, UE, por incumplir los estándares de seguridad, como otras compañías aéreas indonesias.

¿Cómo se reparó el avión tras los problemas experimentados en el vuelo Bali-Yakarta? Y ¿Por qué el día posterior la aeronave ya volvía a transportar pasajeros? Son algunas de las preguntas que Lion Air se verá obligada a responder.

A la espera de posibles sanciones por parte del Gobierno de Indonesia, tal y como el Ministerio de Transporte ha anticipado, Lion Air ha decidido destituir por el momento a su director técnico y a varios ingenieros de su equipo técnico.

El ministro de Transporte, Budi Karya Sumadi, también aseguró que podría revisar los precios de los vuelos de bajo coste para incrementar los mínimos fijados por las aerolíneas a raíz del accidente del JT610, el segundo siniestro más grave de la historia del archipiélago tras el sucedido a un vuelo de Garuda Airlines en 1997 en el que murieron sus 234 ocupantes, ya que a estas alturas no se espera encontrar supervivientes.

Cuatro días después de la tragedia, la policía indonesia ha identificado a la primera víctima del accidente. Se trata de una mujer de 24 años, Jannatun Cintya Dewi, funcionaria del Ministerio de Energía indonesio.

Hemos examinado 48 bolsas con restos mortales y hemos podido identificar a la primera víctima a través de sus huellas dactilares y registro dental”, informó el general Sudi Suryanto, encargado de las tareas de identificación, dificultadas por el pobre estado de la decena de cuerpos de momento recuperados.

Con información de Paloma Almoguera/El País 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close