SlideTecnología

Sensor deformado durante el ensamblaje causó el fallido lanzamiento de la Soyuz

Un sensor que quedó “deformado” durante el proceso de ensamblaje del cohete Soyuz-FG y que es clave en la separación de la primera y segunda fase causó el accidente de la nave Soyuz el pasado 11 de octubre, según informó el jefe de la comisión de investigación, Oleg Skorobogatov.

Dos cohetes ensamblados de la misma manera en el cosmódromo ruso de Baikonur, en Kazajistán, y la base aeroespacial europea de Kourou, en la Guayana Francesa, tienen el mismo defecto que el que falló en octubre, según manifestó en una rueda de prensa Skorobogatov.

La avería en la nave Soyuz MS-10, poco después de su despegue el pasado 11 de octubre, hacia la Estación Espacial Internacional provocó que la nave tuviese que hacer un descenso a altísima velocidad que sometió a los astronautas a una aceleración de 6G sobre el cielo de Kazajistán.

En la nave viajaban dos astronautas, el estadounidense Nick Hague y el ruso Alexey Ovchinin, con destino a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés). Ambos lograron hacer un aterrizaje de emergencia y se encuentran vivos.

Las imágenes del interior de la nave espacial mostraron que la tripulación estaba experimentando sacudidas en el momento en que ocurrió el fallo mecánico. La cápsula en la que se encontraban los dos tripulantes fue eyectada de manera automática por el sistema de seguridad.

La nave espacial Soyuz, de fabricación rusa, es actualmente el único vehículo para transportar tripulaciones a la EEI después de que la NASA ‘jubilase’ su flota de transbordadores espaciales. Las Soyuz siempre han llevado a los astronautas al espacio sin víctimas mortales.

Con Información de elmundo.es

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close