Internacionales

Ministra australiana viaja a China para intentar normalizar relaciones

 La ministra australiana de Exteriores, Marise Payne, dijo hoy que su visita a China ayudará a normalizar las relaciones bilaterales, deterioradas el año pasado cuando Camberra acusó a Pekín de interferir en la política australiana.

“Obviamente tenemos una relación muy importante y es de interés para ambas partes el que estemos comprometidos en construir nuestra asociación estratégica integral, que nos da una plataforma muy sólida a la relación en general”, dijo Payne a la emisora ABC.

La gira de Payne, quien participa esta semana en la Cumbre Estratégica y de Exteriores Australia-China, que acoge su homólogo chino Wang Yi, se da casi dos años y medio después de que su antecesora, Julie Bishop, pusiera pie en el gigante asiático.

Lea también: Kim Jong-un visitaría Rusia y Corea del Sur antes de que termine el año

Australia, que aprobó este año dos polémicas leyes contra el espionaje y la interferencia extranjera, analiza la influencia ejercida por China a través de donaciones a sus políticos, mientras que sus agencias de inteligencia apuntan a casos de espionaje por parte Pekín.

Asimismo Australia defiende la libre navegación en el mar de China Meridional, en donde China reclama casi la totalidad de estas aguas estratégicas y las islas e islotes.

La visita de la ministra de Australia, que es un aliado histórico de Estados Unidos y que tiene a China como principal socio comercial, se da en un contexto en que Washington y Pekín mantienen diversos enfrentamientos en el plano comercial, a los que se suman otras rencillas en el plano político y militar.

“En términos de la relación Estados Unidos-China, la estabilidad de nuestra región depende de la relación de nuestros dos socios más importantes”, comentó Payne, al añadir que la relación con Estados Unidos es fundamental para la seguridad de su país y que espera “reforzar la relación con China” a través del acuerdo comercial.

La ministra también expresó su preocupación por los derechos humanos en la región de Xinjiang, con una gran población musulmana y en donde se están expandiendo los campos de adoctrinamiento, según una investigación reciente de la ABC.

Al menos tres australianos han sido detenidos y liberados de esos campos, que se calcula alojan a un millón de uigures musulmanes.

“Tenemos graves preocupaciones sobre la situación en Xinjiang…las hemos expresado directamente al embajador chino en Camberra y al ministro de Exteriores en Pekín”, agregó la ministra, quien adelantó que Australia seguirá este caso.

Fuente: EFE

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close