DestacadoEE.UU.
Destacados

Las mujeres que hicieron historia al haber entrado en el Congreso de EE.UU.

Aquí algunas de las mujeres están haciendo historia al haber ganado un escaño en el Capitolio. En algunos casos, sus elecciones hablan de un cambio de tendencia en el electorado estadounidense, no solo hacia miradas más progresistas en la forma de hacer política sino también hacia visiones más frescas. En otros casos, sus elecciones pondrán voz a minorías que consideran no son tan escuchadas en Washington DC.

ALEXANDRIA OCASIO-CORTEZ: 

Con 29 años, es la mujer más joven en ser electa a la Cámara de Representantes. Y no es eso lo único destacable de Ocasio-Cortez en estas elecciones de mitad de periodo.

Al ganar las primarias de su partido, sacó de la carrera al número cuatro entre los demócratas en el Congreso, al representante Joseph Crowley.

Con su victoria entra de lleno a la política de Estados Unidos, EE. UU. que apenas había acariciado.

Hasta ahora, había sido activista y su cercanía con el entorno gubernamental se resumía en un empleo como estudiante en la oficina del emblemático senador demócrata Ted Kennedy, a quien asistió en temas migratorios; y un voluntariado en 2016 para apoyar la candidatura presidencial del senador por Vermont Bernie Sanders.

Ocasio-Cortez es de tendencia socialista, como Sanders. Y en esta, su primera campaña electoral, ganó por sus propuestas de este corte, como la salud pública, la educación gratuita y la protección de los derechos laborales.

Compitió en esta campaña sin comités políticos ni grandes donantes. No cree en ellos. El 70% de sus fondos provinieron de pequeños aportes, de 200 USD, de sus votantes.

DEB HAALAND:

Junto a Sharice Davids son las primeras mujeres indígenas en llegar al Congreso. Haaland tiene 57 años, pertenece a la tribu Laguna Pueblo y es miembro del Partido Demócrata en Nuevo México, que presidió en su estado entre 2015 y 2017 y al que coordinó para movilizar votos indígenas durante la campaña presidencial de Barack Obama en 2012.

Representa el ala progresista de su tolda y en su agenda se escuchan temas en favor de los inmigrantes, el aborto, el cambio climático y la creación de una economía basada en energías limpias. Gana con el apoyo de un distrito que se considera sólidamente demócrata.

Su candidatura, dijo en una entrevista a HuffPost, busca ampliar la voz de los nativos y los pobres en los debates en el Capitolio.

Ella se une a otros dos indígenas en la Cámara Alta: los republicanos Markwayne Mullin y Tom Cole, ambos de Oklahoma. Este martes le ganó el escaño a la republicanaJanice Arnold-Jones.

SHARICE DAVIDS:

Es la primera lesbiana en representar a Kansas en la Cámara Baja.

Su origen indígena, suma una nativa más al Congreso, junto a Deb Haalan.

Davids es miembro de una tribu originaria de Wisconsin, la Ho-Chunk Nation y ha trabajado en reservas naturales indígenas promoviendo oportunidades de desarrollo económico para los nativos.

Su victoria destrona al republicano Kevin Yoder, quien ejerció el escaño desde 2010. Como pasó con otros ganadores, su campaña estuvo enfocada en la ira que ha generado el presidente Donald Trump, incluso desde 2015, cuando apenas era un candidato.

De hecho, este distrito le dio la mayoría de votos a la demócrata Hillary Clinton en las presidenciales de 2016. Davids sedujo a los votantes al explicarles cómo una indígena gay podría influenciar las decisiones políticas que se tomen en el Capitolio.

RASHIDA TLAIB: 

Es la primera mujer musulmana en ocupar una curul en el Congreso de EE. UU. Ya por su creencia religiosa había hecho historia en 2008, cuando ganó el puesto como senadora estatal en Michigan y sirvió en él por tres periodos.

En esos años, fue presidenta demócrata del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes; promovió Meals on Wheels, una iniciativa privada para asistir a personas de la tercera edad en situación vulnerable.

También trabajó en la reducción del fraude hipotecario.

La victoria de Tlaib en estas elecciones de medio periodo era esperable, pues ningún republicano se presentó para pelearle el cargo.

Y ya en las primarias demócratas venció a un puñado de contrincantes que buscaban reemplazar al representante John Conyers, quien dimitió poco después de ser acusado de acoso sexual por varias mujeres que trabajaron con él.

De Tlaib, hija de palestinos aunque nacida en Detroit, es notable su férrea oposición al presidente Donald Trump.

AYANNA PRESSLEY: 

Es la primera mujer negra en representar a Massachusetts en el Congreso.

Ella junto a la ahora representante por Nueva York, Alexandra Ocasio-Cortez, son consideradas dos figuras en ascenso dentro del Partido Demócrata, así como un signo de que los votantes de esa tolda buscan un liderazgo más diverso.

El distrito que ahora representa en la Cámara Baja es tradicionalmente demócrata y está conformado por minorías raciales.

Por esa razón durante la campaña insistió en que las desigualdades habían empeorado la situación de sus votantes.

“No se trata solo de que los demócratas vuelvan al poder , sino de quiénes son esos demócratas”, dijo la política de 44 años al ganar las primarias el pasado septiembre. “El cambio no puede esperar”.

Pressley ya era considerada la primera afroestadounidense en convertirse en concejala de la Alcaldía de Boston, que tiene 100 años de historia.

JAHANA HAYES:

Se convirtió en la primera demócrata afroestadounidense en representar a Connecticut en el Congreso y también en la primera negra que se sienta en una curul por cualquiera de los estados de Nueva Inglaterra.

Entre las propuestas de campaña de esta profesora de 45 años están su apoyo al reforzamiento del sistema de educación público, con mayor formación para los maestros.

Además, dijo que combatiría cualquier forma de discriminación y trabajaría por legislaciones que protejan más el ambiente.

Hay dos puntos que considera críticos en las políticas de su país. Uno, el sistema migratorio, al que cataloga como “obsoleto”, y que cree debe dar un camino a la ciudadanía a aquellos inmigrantes que han construido sus vidas en EE. UU.

Dos, las armas. Plantea, como muchos en el país, que se prohiban los fusiles de asalto y que se profundicen los chequeos de antecedentes penales a todos cuantos quieran comprarlas.

SYLVIA GARCÍA:

Es latina, mexicana específicamente.

Ahora,  representa la camara de hispanos, que son mayoría en ese distrito en el Congreso, algo que no había pasado en los 174 años de historia política de Texas. 

Así que ella, junto a Verónica Escobar, marcan un hito al convertirse en las dos primeras mujeres hispanas por Texas en el Capitolio.

Desde la primaria del Partido Demócrata, eran los latinos quienes se disputaban el cargo. De hecho, García logró conseguir la nominación tras imponerse sobre otros cinco hispanos y un pakistaní, Tahir Javed.

García, de 67 años, fue senadora estatal. En ese cargo, abogó por temas como el acceso al aborto, la salud de calidad para las mujeres, mejores salarios y peleó contra la llamada ley antisanuarios SB-4.

Es hija de inmigrantes mexicanos y nacida en una comunidad campesina en el sur del estado. En su página web se lee que bajo ese escenario de pobreza, sus padres batallaron para criarla a ella y a sus hermanos.

VERÓNICA ESCOBAR:

Con su victoria, le toma el relevo a su compañero demócrata Beto O’Rourke, quien se separó del cargo para disputarle a Ted Cruz su silla en el Senado.

Igual que Sylvia García, ambas buscan alzar la voz de los inmigrantes hispanos en el Congreso.

Ella considera que esa ausencia ha permitido, por ejemplo, que las madres sean separadas de sus hijos en la frontera.

Por eso cree que es momento de “pararse frente a este presidente” y sus políticas, dijo al referirse a Donald Trump.

Escobar había sido hasta ahora jueza y comisionada en el condado El Paso. Fue además profesora de la Universidad de Texas y directora de Comunicaciones del alcalde Raymond Caballero.

Entre sus puntos de campaña estaban asegurar trabajos y sueldos dignos, disminuir el impacto de los humanos sobre el ambiente, mejorar la salud mental y general a los veteranos.

DONNA SHALALA:

Se convirtió en la primera demócrata en llegar a la Cámara de Representantes en este distrito de Florida.

Le gana a la periodista de tendencia republicana María Elvira Salazar.

Se trata de una victoria que gira la tendencia que había mantenido en este sector la republicana Ileana Ros-Lehtinen desde hace casi 30 años.

Este martes, la victoria de Shalala reproduce el comportamiento de los electores en este distrito de mayoría inmigrante, visto durante las presidenciales, donde la demócrata Hillary Clinton ganó cómodamente (con unos 20 puntos de diferencia).

Shalala, de 77 años y nieta de inmigrantes libaneses, fue presidenta de la Universidad de Miami. Antes fue secretaria de Salud durante el gobierno demócrata de Bill Clinton. Es una de las mujeres de larga trayectoria en el Partido Demócrata.

Entre sus propuestas de campaña, en inmigración, por ejemplo, se muestra defensora de los jóvenes Dreamers, de una extensión del Estatus de Protección Temporal y de que cualquiera pueda estudiar sin importar su estatus. En salud, es defensora de la Ley de Salud Asequible, conocida como Obamacare.

Con información de Patricia Clarembaux/Univision 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close