Economía

Empresas Tecnológicas que impulsaron Wall Street en 2017 provocan nueva jornada negra

Se acabó la magia de las tecnológicas. Las empresas de ese sector, que habían sido la ola sobre la que cabalgó la subida de Wall Street en el primer año de la presidencia de Donald Trump, parecen haber entrado en una corrección imparable. Súmese a ello que la mayor empresa industrial de Estados Unidos, General Electric, acumula malas noticias casi a diario, y la Bolsa estadounidense parece claramente en el camino de una corrección.

Así es como Wall Street encajó un desplome del Dow Jones del 1,9%, que en el caso del NASDAQ, que tiene una fuerte presencia empresas tecnológicas ascendía al 2,5%. El otro gran índice de las grandes empresas, el Standard and Poor’s, perdía un 1,6%. El Dow Jones y el NASDAQ están al mismo nivel que en enero, y el Standard and Poor’s ya registra pérdidas en lo que va de año.

Las razones del desplome son varias. Por un lado, el fabricante de componentes electrónicos Lumenrum Holdings informó al mercado de que uno de sus clientes había recortado sus pedidos. Según el mercado, este cliente es Apple, que vio de inmediato su valor castigado.

Ese gigante tecnológico suele ver su cotización dañada después de publicar sus resultados trimestrales, y lo que está pasando es, así pues, normal. En esta ocasión, además, el mercado teme que los mercados emergentes, que han sido el motor del crecimiento de Apple en los últimos años, se estén frenando.

Los FAANG -el acrónimo de Facebook, Apple, Amazon, Netflix, y Google- más Microsoft suponen el 1,50% de todos los valores del índice Standard and Poor’s que agrupa a las 400 mayores empresas de Wall Street. Pero han llegado a alcanzar el 15% de la capitalización bursátil de la bolsa.

Su frenazo, así pues, tiene implicaciones para la Bolsa. Amazon ha declarado que sus ventas en la campaña de Navidad no serán tan buenas como esperaba, y Facebook sigue sin recuperarse del golpe que su reputación recibió por el escándalo del uso de sus datos por la consultora política Cambridge Analytica durante la campaña de Donald Trump.

Aparte, otras grandes empresas de EEUU están viendo cómo se acumulan las malas noticias. El caso más evidente es el del gigante industrial General Electric, que tras casi eliminar su dividendo, sigue sin tener una estrategia clara y puede afrontar incluso problemas de liquidez. El líder de Wall Street, Goldman Sachs, está involucrado en un escándalo de corrupción en Malasia, y los bajos precios del petróleo han afectado a las empresas de ese sector.

A eso se suman los problemas políticos y fiscales en Italia, y el impacto de la guerra comercial entre Estados Unidos y China en la cadena de suministros mundial. Otro factor es el endurecimiento de la política monetaria por parte de la Reserva Federal y el hecho de que el impacto de las bajadas de impuestos de eneroa las rentas más altas y a las empresas está dejando de notarse.

Con información de elmundo.es

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close