fbpx
Sucesos

Condenan a brasileño que conmocionó a España con macabro crimen

Un joven que asesinó y descuartizó a dos tíos y a dos primos de uno y cuatro años en uno de los crímenes más macabros de los últimos años en España fue condenado hoy a prisión permanente revisable, la pena más dura del país.

El brasileño de 22 años, que confesó los hechos, se convirtió así en la quinta persona condenada al máximo castigo previsto en el Código Penal español, según el cual tendrá que pasar 25 años en la cárcel hasta que se revise si está en condiciones de salir en libertad.

La condena por cuatro delitos de asesinato, leída hoy en el tribunal de la ciudad de Guadalajara, es la que pedían la fiscalía y la acusación. El acusado escuchó el anuncio por videoconferencia desde la cárcel con gesto impávido.

El crimen sacudió la pequeña localidad de Pioz en agosto de 2016 y luego a toda España. Según consideró probado el jurado, el asesino se dirigió a la vivienda en donde vivían sus tíos con sus dos niños preparado ya para lo que ocurriría.

Al llegar, mató a la mujer en la cocina con un cuchillo y frente a los dos niños, con la intención de “aumentar deliberada, consciente e innecesariamente el sufrimiento de los mismos”, según la sentencia.

Lea también: PSOE vota «no» a propuesta en contra del indulto a políticos catalanes

Los pequeños “gritaron, se abrazon y quedaron paralizados por el miedo”. El acusado los mató. Finalmente, esperó que llegara el padre y lo acuchilló también al ingresar en la casa.

El condenado fue narrando el cuádruple asesinato por WhatsApp a un amigo en Brasil. En los mensajes llegó a burlarse de la actitud de los pequeños y a enviar incluso fotos de cómo descuartizó a los adultos y metió todos los cuerpos en bolsas que llevaba consigo.

La actitud fría y premeditada del descuartizador llevó a la defensa a argumentar que sufre un daño neuronal, pero la corte consideró que era perfectamente consciente y capaz de entender lo que hacía durante el crimen.

La prisión permanente revisable fue introducida en 2015 por el entonces gobernante Partido Popular (PP) para evitar que delincuentes condenados por crímenes graves salieran de prisión y reincidieran.

La oposición la recurrió poco después en bloque ante el Tribunal Constitucional al considerar que se trata de una “cadena perpetua encubierta” y que vulnera la Carta Magna, que establece que las penas deben estar “orientadas hacia la reeducación y reinserción social”.

Antes de que se impusiera hoy al asesino de Pioz, la polémica pena se había aplicado solo cuatro veces, en todos los casos a hombres condenados por asesinatos con alevosía y agravantes.

Fuente: DPA

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close