fbpx
Economía

Según The Wall Street Journal: Crisis económica en Venezuela obliga destruir Canaima en busca de oro

Los indígenas Pemón han sido durante mucho tiempo administradores del Parque Nacional Canaima que abarca montañas cubiertas de nubes y el Salto Ángel, la cascada más alta y de caída ininterrumpida del mundo, publica The Wall Street Journal

Ahora, la calamidad económica de Venezuela los ha apartado de sus antiguos medios de vida como guías turísticos para dedicarse a la búsqueda de oro, arruinando el área circundante con enormes minas a cielo abierto.

“Nosotros, los pemones, siempre fuimos ecologistas, los protectores de esta tierra”, dijo Abrahan Sandoval, el capitán de 33 años de la aldea Kamarata.

Pero la situación nos ha convertido en los destructores de nuestro propio hábitat”. En septiembre, los residentes cavaron un hoyo más ancho que dos campos de fútbol, en busca de oro.

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, EE. UU.  emitió recientemente sanciones para prohibir la participación estadounidense en el sector del oro y dijo que las ventas están ayudando a Maduro y a sus asesores cercanos a saquear las últimas riquezas del país para alentar su régimen.

La minería es ilegal en el Parque Nacional Canaima, un sitio de patrimonio mundial de la Unesco que cubre un exuberante territorio del tamaño de Bélgica, famoso no solo por el Salto Angel, sino también por formaciones rocosas que han proporcionado a los geólogos pruebas que América del Sur y África fueron una vez un continente.

Es el hogar de plantas raras y fauna como osos hormigueros gigantes y y dantes. Los tepuyes de 500 millones de años de erosión tallados en las cimas de las montañas inspiraron a los animadores de la exitosa película de Disney “Up” en 2009.

Pero las nuevas realidades económicas están alejando a los pemones del turismo verde y hacia una fiebre del oro que, según los ambientalistas, puede causar un daño irreparable a Canaima. La minería se produce en múltiples frentes.

En tierra, los pozos se extienden por varios acres, llenos de agua turquesa cargada de contaminantes. En las vías fluviales como el río Carrao, un afluente de las cuales caen en cascada sobre las cataratas, los cazadores de oro se apiñan en balsas para recoger sedimentos en las tinas antes de atarlo con mercurio para extraer pequeñas cantidades de oro.

Usando faros, los mineros dijeron que a menudo trabajan de noche para evitar las patrullas de los parques dirigidos por militares

“La predicción es que este ataque continuará intensificándose en los próximos años”, dijo SOS Orinoco, un grupo de ecologistas y activistas ambientales venezolanos, en un informe de 79 páginas recientemente publicado presentado a la Unesco.

El grupo instó a la agencia de las Naciones Unidas a declarar a Canaima un sitio de patrimonio en peligro, como Aleppo en Siria, Sana en Yemen y el Parque Nacional Everglades en Florida, como una forma de presionar al gobierno para que frene la minería.

Un portavoz de la Unesco dijo que la organización ha preguntado al gobierno venezolano si la minería ha afectado las características especiales que calificaron al parque como un sitio de patrimonio, incluido el papel de los Pemones como conservacionistas. La Unesco no ha recibido respuesta de Caracas.

Los ministerios de información, minería y turismo de Venezuela no respondieron a correos electrónicos en busca de comentarios.

El informe SOS Orinoco, utilizando imágenes satelitales, identificó más de 30 minas dentro y a lo largo de los bordes del parque.

Las fuerzas armadas dominan el comercio de oro y el gobierno no ha  mostrado voluntad política para contener la devastación de las áreas prístinas, según el informe.  El Ministerio de Defensa rechazó hacer comentarios.

Maduro ha puesto a los militares a cargo de la seguridad y la supervisión de la minería fuera del parque. En su interior, el ejército administra el combustible que los mineros utilizan para trabajar bombas, generadores y cintas transportadoras.

El ejército es el principal beneficiario y,  el autor de este desastre que estamos viviendo”, dijo Américo de Grazia, congresista de la oposición de esta región.

Los soldados periódicamente realizan allanamientos para incautar el oro. Pero algunos residentes del parque dijeron que los soldados se quedan con el oro y, por lo tanto, tienen pocos incentivos para detener la minería.

El régimen básicamente se ha otorgado el control sobre un gran porcentaje del país y ahora está despojando este oro y descargando cantidades masivas de contaminantes químicos y mercurio en los suministros de agua”, dijo recientemente Marshall Billingslea en Washington, el jefe adjunto de sanciones del Tesoro de Estados Unidos.

Los indígenas pemones fueron durante mucho tiempo guías turísticos en el Parque Nacional Canaima de Venezuela, pero la crisis económica del país los ha dejado desesperados, y en ocasiones excavan el paisaje en busca de oro.

Conocido en la lengua indígena como Kerepakupai Vena, su nombre común proviene del difunto aviador estadounidense Jimmie Angel, quien dio a conocer las cataratas al mundo en la década de 1930.

Los niños pequeños en la aldea de Santa Marta en el Parque Nacional Canaima cantan y bailan para dar la bienvenida a los pocos visitantes que llegan, incluso cuando el turismo ha caído en picada, los líderes de Santa Marta se han resistido al comercio minero, que consideran perjudicial para el parque. Pero sin el acceso a la moneda local o al oro, los residentes de la aldea solo pueden sobrevivir mediante el trueque de las hortalizas de raíz que cultivan.

La escuela en la aldea de Kamarata dice que el gobierno no ha pagado a los maestros desde hace  un año y que un viaje al banco más cercano cuesta más que sus ahorros en medio de la hiperinflación de Venezuela.

Los estudiantes han estado abandonando la escuela para dedicarse a la mina de oro mientras los padres luchan por comprar uniformes.

El oro extraído del sur de Venezuela es comprado por agentes del gobierno y enviado por el Banco Central de Venezuela a Turquía, donde según el régimen  está siendo refinado y protegido de la intensificación de las sanciones estadounidenses.

Turquía ha recibido casi mil millones de USD en oro venezolano en lo que va del año desde el fortalecimiento de los lazos con el gobierno aislado de Maduro. Las embajadas de Turquía en Washington y Caracas no respondieron a las solicitudes de comentarios.

El auge del oro está atrayendo no solo a los buscadores de oro, sino también a las bandas criminales y al Ejército de Liberación Nacional, ElN, un violento grupo rebelde colombiano impregnado de actividades criminales, dicen figuras de la oposición venezolana y oficiales militares disidentes.

Eso ha llevado a guerras territoriales que costaron 17 vidas en octubre, principalmente de mineros. Tres soldados de la Guardia Nacional murieron en un enfrentamiento a principios de este mes.

En declaraciones públicas, los funcionarios venezolanos han reiterado que la minería en Canaima está prohibida y debe concentrarse en el Arco Minero del Orinoco.

Pero cuando The Wall Street Journal visitó el parque el mes pasado, los líderes de la comunidad indígena Pemón dijeron que el gobierno no les había ofrecido alternativas a la minería, y muchos planean continuar.

Los militares han traído bolsas de pasta barata, harina y aceite de cocina para aliviar la escasez de alimentos y disuadir la minería. Pero pocos residentes podrían pagar la comida porque los soldados la cobran en bolívares, que prácticamente no existen aquí.

Por el momento, las vidas de los pemones giran en torno al oro. En septiembre, la gente en Kamarata sacó alrededor de 60 onzas del gran agujero que se cavó entre barracas de bloques de cemento, cerca de la oficina del  capitán Sandoval.

Sandoval dijo que ayudó a pagar los vuelos chárter que cobran más de una onza de oro, con un valor de alrededor de 1,200 USD a nivel internacional y alrededor de 600 USD en Kamarata, para traer alimentos y suministros.

Las pistas de aterrizaje que alguna vez dieron la bienvenida a casi 100 turistas por semana en Kamarata ahora son utilizadas por los operadores de vuelos chárter para transportar oro. La minería ha dividido a los indígenas Pemón entre quienes lo consideran una necesidad y los que temen que el daño arruine el turismo para siempre.

“No vamos a ser mineros para siempre”, dijo Elio Manrique, un guardaparques y residente de Kamarata. “Es solo temporal”. Pero los costos sociales ya han sido altos. Carlos Abati, que ha enseñado inglés en la escuela secundaria durante 19 años, dijo que los padres están optando por enviar a sus hijos a las minas en lugar de asistir a las clases de idiomas para desempeñarse como guías turísticos.

Una ex capitana aquí, Hortencia Berti , dijo que estaba luchando para dirigir un albergue turístico de chozas tradicionales hechas de cáscaras de palma porque la minería y las donaciones de alimentos del gobierno están haciendo que la gente de su aldea sea perezosa.

Preferiría ver a los Pemón regresar a sus conucos, pequeñas parcelas de hortalizas que han cultivado durante mucho tiempo, hasta que se reactive el turismo.

“Todos aquí solo quieren enriquecerse rápidamente”, dijo Berti. “Esto no es lo que nuestros abuelos hubieran esperado de nosotros. Ya hay una mina en nuestro patio. ¿En qué terminará todo esto?”

Con informacion de La Patilla

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close