fbpx
DestacadoEE.UU.
Destacados

Trump se cuadra con los saudíes a pesar de asesinato de Kashoggi

El presidente Donald Trump se mostró firme en su apoyo a Arabia Saudita.

Pese a la condena internacional y los llamados a sanciones que han caído sobre el reino del golfo por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en su consulado en Estambul, el mandatario de Estados Unidos optó este martes por tender un ramo de olivo hacia su aliado en el Oriente Medio.

En un comunicado “de apoyo”, Trump consideró que Riad era un “socio firme” que acordó invertir “una cantidad récord de dinero” en su país y que, cualquier medida en su contra, sería aprovechada por Rusia o China.

Fue más allá: admitió que el príncipe heredero Mohammed bin Salman “podría muy bieno no” sobre el asesinato de Khashoggi, pero que, “en cualquier caso”, su relación era con el reino.

De acuerdo con Anthony Zurcher, analista de Estados Unidos de la BBC, el anuncio de Trump busca dejar clara la posición de su país previo a la publicación de un informe de la CIA que, según reportan medios estadounidenses, concluye que Bin Salman tenía conocimiento del asesinato del periodista.

“La acción de Trump podría verse como un intento de anticiparse a ese hallazgo e indicar claramente que la alianza fuerte entre EE.UU. y Arabia Saudita continuará sin interferencias”, señala Zurcher.

El comunicado, que comienza afirmando categóricamente que el “mundo es un lugar muy peligroso” y sigue en otros siete párrafos defendiendo la relación de Washington con Riad para hacer frente a Irán, provocó indignación entre políticos, analistas y activistas de Estados Unidos.

Algunos, de hecho, lo vieron como la constatación de un cambio notable en la política exterior y en los valores que tradicionalmente ha defendido esa nación en la arena internacional.

Rechazo

El comunicado generó cuestionamientos desde las dos bandas del espectro político de Estados Unidos.

El senador republicano Lindsey Graham consideró que el asesinato de Khashoggi había sido un “acto barbárico” y pronosticó un fuerte apoyo bipartidista en el Congreso a sanciones contra Arabia Saudita, “incluidos miembros de la familia real”.

Pero en la tarde del martes, el secretario de Estado Mike Pompeo reiteró su apoyo al comunicado del mandatario y consideró que vivimos”un mundo sucio” y que Trump estaba “obligado a adoptar políticas que promuevan la seguridad nacional de Estados Unidos”.

Entre los seguidores de Trump el anuncio fue visto como una constatación de que el presidente prioriza los intereses nacionales frente a los problemas del resto del mundo.

La senadora demócrata Dianne Feinstein, por su parte, afirmó que estaba sorprendida por el hecho de que el presidente no fuera a castigar a Bin Salman por el “asesinato premeditado” del periodista.

Mientras, Fred Ryan, editor del diario The Washington Post, calificó la declaración del presidente como “una traición a los valores estadounidenses de larga data“, como el respeto por los derechos humanos y “la expectativa de confianza y honestidad” en las relaciones estratégicas del país.

En opinión del periodista, el país que por años abanderó la lucha internacional por los derechos humanos, comienza someterse a intereses de naciones extranjeras y a un nuevo enfoque transaccional de las relaciones exteriores.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close