España

Campaña andaluza: Susana Díaz expresó que cree en una España cohesionada

Ausencia de ideas novedosas y escasez de propuestas. Sobrepasada ya la mitad de la campaña andaluza para los comicios autonómicos del próximo 2 de diciembre, se constata que el propósito del centroizquierda (PSOE y Adelante Andalucía) de eludir los problemas de trascendencia española y centrarse en una campaña “en andaluz” no ha prosperado. Ciudadanos y PP imponen su relato, consistente en colocar la deriva secesionista catalana en el centro de la batalla.

La campaña de Susana Díaz intenta eludir esta cuestión ante el temor de que la política de Pedro Sánchez de “apaciguamiento” hacia los independentistas, como la califica un asesor de la candidata socialista, pueda perjudicar sus aspiraciones. Cuando se ve obligada a pronunciarse, la todavía inquilina de San Telmo lo tiene claro: “Creo en la unidad y la igualdad, en una España cohesionada. Fui de las primeras que apoyó al Rey el 3 de octubre y que defendió la aplicación del artículo 155 de la Constitución en septiembre, mucho antes del 1-O”, declaró en el debate de Canal Sur.

PSOE y Podemos tratan de eludir la cuestión catalana, pero no es fácil

Parece difícil que los rivales de Susana Díaz puedan obtener réditos electorales por este flanco, pero ellos insisten una y otra vez. Algunos sondeos aseguran que existe un 15% del electorado andaluz que se manifiesta “muy preocupado” por lo que sucede en Catalunya. La mala noticia para el PP de Pablo Casado y Juan Manuel Moreno Bonilla es que buena parte de esos votantes considera que la actuación de Mariano Rajoy y del PP “fue negligente”, y esos votos se están trasladando a Vox. Los dirigentes populares están cada día más preocupados por esta tendencia.

Ciudadanos está seguro de haber encontrado un filón en el tema catalán. Aunque Juan Marín, el candidato, no se dio por enterado en los primeros días de campaña, alguien ha debido de reconvenir al cabeza de lista de la formación naranja, que ha pasado de la nada a protagonizar feroces ataques contra el president Quim Torra, al que acusa de insultar y menospreciar una y otra vez a los andaluces.

El PP pero también Cs abordan en todos sus mítines el independentismo

Inés Arrimadas, a diferencia de Marín, lo tuvo claro desde el principio de una campaña en la que ejerce de prima donna. Las encuestas colocan a Ciudadanos por encima del PP en las provincias que más diputados aportan al Parlamento (Sevilla, Cádiz y Málaga).

En los actos de Ciudadanos las cuestiones nacionales no ocupan todo el tiempo, como sí ocurre en los mítines de Casado, pero tienen un peso decisivo. Y Arrimadas lo tiene fácil para arengar y animar a los suyos, le basta con su propia experiencia. “El bipartidismo dice que es imposible cambiar. ¿Imposible? Imposible parecía ganar a los nacionalistas en Catalunya y lo hicimos”, subraya en todas sus intervenciones.

Si hay un político que causa preocupación entre los dirigentes socialistas es, precisamente, Inés Arrimadas. Saben que la jerezana de origen lo tiene todo para triunfar entre los andaluces. “El mensaje de Inés Arrimadas será muy importante en Catalunya, pero en Andalucía no hace falta porque ya tenemos a Susana Díaz”, asegura Juan Cornejo, su secretario de organización.

Tanto el Partido Popular como Vox hablan de “golpe de Estado” y presentan a Pedro Sánchez como un títere de los separatistas que ha cedido al chantaje y gobierna gracias a “los enemigos de España”. Casado comparó las estrellas amarillas usadas por los nazis para señalar a los judíos con los lazos de quienes piden la liberación de los políticos encarcelados. Ambos partidos abogan por aplicar el 155 en Cataluña sin un plazo prefijado e ilegalizar los partidos secesionistas. Vox va más lejos, asegura que el autonómico es “un Estado fallido” y pide abolir las autonomías. A diferencia de Vox, el PP sí cree en el Estado autonómico y aboga por un nuevo modelo de financiación autonómica.

En cambio, Adelante Andalucía, la unión de Podemos e Izquierda Unida, no aborda el caso catalán en sus mítines. Aún más, considera “una extraordinaria falta de respeto que el resto de los partidos traigan a Andalucía este tema. Nuestro problema no es el catalán, es el andaluz. Lo que rompe España son las cosas de comer, las banderas no se comen”, señala Teresa Rodríguez.

Con información de La Vanguardia

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close