Deportes

Final Boca-River a Madrid obró el milagro para que sus hinchas coincidieran por fin en algo

Es difícil que más de dos futboleros argentinos se pongan de acuerdo, pero el traslado de la final de la Copa Libertadores a Madrid consiguió un abrumador rechazo en las repercusiones periodísticas y dentro de la comunidad del fútbol. En lo único en que no parecen ponerse de acuerdo los simpatizantes, en especial los de River, el equipo que perdió el factor campo, es en cómo denominar a la actual edición del máximo torneo sudamericano de clubes. Algunos proponen “Copa Libertadores de España”, otros prefieren “Copa Colonizadores de América” y también hay quienes hablan de la “Copa Conquistadores de América”.

“La Copa Libertadores será entregada por primera vez fuera del territorio sudamericano en 58 años. Justo en España. ¿Qué dirán San Martín y Bolívar? Se transformará por un rato en la Libertadores de Europa”, publicó Clarín este viernes. “Nos afanaron la Copa. La final en Madrid es una patada en el alma a todos los hinchas de fútbol en Argentina”, agregó Olé. Una encuesta en la web de este diario deportivo indica que el 76% está en desacuerdo con la medida de la Conmebol.

La Copa Libertadores, el máximo torneo de clubes de América del Sur que comenzó a jugarse en 1960, lleva su nombre en homenaje a los héroes de la historia sudamericana: Simón Bolívar, José de San Martín, José Bonifacio, José Artigas y Bernardo O’Higgins, entre otros. Que el partido se defina en otro continente, especialmente en la capital de España, es visto por los simpatizantes como una amarga mueca de la historia.

“Entre todos estamos destruyendo un icono como River-Boca. Estamos permitiendo que el River-Boca no se pueda jugar en este país”, disparó el entrenador de Huracán, Gustavo Alfaro. “Nos estamos dejando robar el clásico. Nos están robando algo tan argentino como si dijeran que mañana no se puede bailar tango o en las calle Corrientes no haya teatro”. El técnico realizó estas declaraciones en la mañana del jueves, cuando parecía que la final se jugaba en Doha, pero su discurso no pierde vigencia.

Aunque no se puede hablar de un “boicot”, muchos hinchas de River y de Boca parecen estar de acuerdo en que no viajarán a Madrid. “Inventaron una final a partido único a la que solo tendrán acceso quienes puedan pagar un pasaje. No fue por seguridad, porque habrá público de los dos. Tampoco un castigo deportivo, porque River cumple la sanción el año que viene. Esta decisión es sólo por dinero”, se quejó Nicolás Mirelman, periodista e hincha de River.

Lea también: Venezuela doblega a Canadá y se pone a un paso del Mundial de China

La decisión de la Conmebol logró incluso el último milagro argentino: poner de acuerdo a River y a Boca. Ambos clubes apelaron la medida, aunque por motivos contrarios. River anunció a través de un comunicado de prensa a última hora del jueves que realizará “los planteos legales y las apelaciones pertinentes en relación al cambio de sede dispuesto para la final de la Copa Libertadores 2018”. Aunque hasta esta mañana ningún dirigente había comparecido ante los medios de comunicación, fuera de micrófono dejaban trascender su enojo por lo que consideran un “fallo vergonzoso” que priva a los socios de su club acudir al partido.

También Boca, aunque sin mencionar el cambio de continente en la sede, anunció que “no comparte los argumentos” del Tribunal de Disciplina para que se juegue la revancha del empate 2-2 del partido de ida, en la Bombonera. “El club insiste en que no cabe otra sanción que la solicitada en nuestras presentaciones”, informó mediante un comunicado, en relación a la petición de descalificación de River que solicitó el lunes pasado. “Boca agotará todas la vías jurisdiccionales”, agregó el club, por lo que da a entender que, en el caso de nuevo rechazo de la Conmebol, el caso podría derivar en el TAS, tal como había anunciado el presidente Daniel Angelici a comienzos de semana.

La Unidad Disciplinaria de la Conmebol responderá ambas apelaciones la próxima semana, pero la decisión política –y económica- de la final en Madrid ya es cosa juzgada. En los hechos, ese comité interno responde al presidente Alejandro Domínguez.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha asegurado que Madrid tiene “los mejores cuerpos y fuerzas de seguridad del mundo” y ha celebrado que la Conmebol  haya elegido la capital de España. “Que se celebre la final, algo que probablemente no volverá a ocurrir jamás, es bueno, porque nos eligen por nuestra experiencia en organizar experiencias de este nivel y porque Madrid es una capital segura”, ha asegurado.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se ha felicitado de que la Conmebol haya elegido el estadio madrileño. “Nos sentimos orgullosos de pensar que se elige esta ciudad por ser segura y por ser una ciudad tan acogedora”, ha asegurado la regidora madrileña este viernes en una entrevista en la Cadena Ser, donde ha añadido que la capital española “sabe garantizar la seguridad”.

Los argentinos que residen en España, unos 250.000, han acogido la noticia con furor.  “No lo podemos creer, esto no se lo esperaba nadie. Hay que mirar el lado positivo, vamos a tener a Boca aquí”, explica Elías Sánchez, vicepresidente de Pasión Xeneize, peña de Boca Juniors en Barcelona. “Al menos, ahora, vamos a poder ir a ver la final. La tenemos cerca”, se suma Marcelo expresidente, de la filial de River en la capital catalana. En España, los dos gigantes de Argentina tienen nueve peñas. Boca tiene cinco (Barcelona, Andorra, Valencia, Madrid y Mallorca) y River, cuatro (Barcelona, Madrid, Valencia y Málaga).

Con información de elpais.com

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close