fbpx
DestacadoEspaña
Destacados

El PSOE se derrumba en Andalucía tras cuarenta años de dominio

Susana Díaz planteó una campaña de baja intensidad y, finalmente, lo que ha sido subterráneo es el resultado del PSOE. Díaz ha cosechado la más amarga de las victorias en las elecciones andaluzas de este domingo, la que sitúa al PSOE con claridad como primer partido pero con nulas opciones de revalidar la Junta que ha administrado desde los albores de la democracia en España.

El vuelco histórico se conoció pocos minutos después de las 22:00 de la noche. Con el 90% escrutado, el PSOE ha cosechado 33 diputados, 14 menos que en 2015, los peores resultados de toda su historia.

Pero más que esa, la noticia es otra: los partidos de centroderecha suman 59 diputados, cuatro más de la mayoría absoluta. Nunca había pasado en democracia. El PP se sitúa a la cabeza, con 26 escaños y perdiendo siete. Le sigue Ciudadanos, con 21, creciendo 12 respecto a 2015.

Por primera vez, Vox obtiene representación parlamentaria, con hasta 12 escaños en la cámara autonómica. Tras el vuelco electoral de la izquierda a la derecha, es la principal novedad. El partido, en boca de todos desde hace semanas, logra por primera vez representación parlamentaria y la coyuntura podría ser favorable en los próximos meses, cuando se celebran elecciones municipales, autonómicas en 13 comunidades y europeas.

Lea también: Pedro Sánchez: Hay una minoría en Cataluña intentando imponer su proyecto político

El PSOE ha tenido un agujero de votos y, visto el volumen y los datos de participación, es razonable asumir que una parte importante de su fuerza electoral se ha quedado en casa, aunque otros probablemente se han ido a Ciudadanos, que duplica con creces su resultado previo.

Foto: Cortesía.

Si Díaz es la principal perdedora, Juanma Moreno, el candidato del PP, es este domingo un candidato viable a la Junta de Andalucía. A pesar de haber obtenido un resultado muy bajo, de 33 diputados (Javier Arenas logró, en su amarga victoria, 50 en 2012), de tener que navegar por una derecha muy dividida, podría ser el sucesor de Díaz si consigue el apoyo de Ciudadanos y Vox. Todo ello tras una campaña que inició con la amenaza del sorpasso por parte de Ciudadanos y en la que el líder del PP nacional, Pablo Casado, se ha implicado muy intensamente.

Díaz no tiene opciones. No suma mayoría absoluta ni con Adelante Andalucía, la coalición de Podemos e IU, y tampoco con Ciudadanos, con quien llegó a un acuerdo en 2015 roto sólo al final de esta legislatura.

La izquierda ha perdido 17 escaños. Los únicos partidos que suben son Vox, con 12 (no tenía ninguno) y Ciudadanos, con otros 12 desde los 9 que obtuvo en 2012.

Con información de: El Español. 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close