fbpx
Economía

Protestas de los ‘chalecos amarillos’ perjudica al comercio parisino que pierde 1.000 millones de euros

Cuando París comenzaba a pasar página del golpe que sufrió su turismo desde que en 2015 se convirtió en objetivo prioritario del terrorismo yihadista, las protestas de los ‘chalecos amarillos’ han vuelto a dañar las cifras de un sector clave para un país que se había marcado como objetivo prioritario alcanzar la cifra de 100 millones de turistas en 2020.

Con las principales arterias de la ciudad cortadas por las fuertes movilizaciones y las imágenes de la violencia de las protestas difundiéndose por todo el mundo, la capital gala ha sufrido este fin de semana una caída en las reservas hoteleras de hasta el 50%. Un revés que también está sufriendo la hostelería. De acuerdo con los datos de la Federación ‘retail’ francesa recogidos por Reuters, el comercio parisino ha perdido cerca de 1.000 millones de euros desde que arrancaron las protestas el pasado 17 de noviembre.

Una situación que preocupa seriamente a la citada asociación -en la que se integran grupos grandes, como Carrefour o Casino- por el momento en el que se están produciendo las protestas: coincidiendo con el arranque de la campaña de Navidad, clave para el cierre del ejercicio.

Uno de los ejemplos más ilustrativos del daño que está sufriendo la economía francesa por las protestas violentas es el castigo bursátil que ha sufrido la Société d’Exploitation de la Tour Eiffel, empresa que explota el monumento más icónico de Francia y que ha perdido en Bolsa un 11% de su valor desde que comenzaron las movilizaciones hace ya tres semanas. Un revés que también afecta, aunque de momento en menor proporción, a otras compañías ligadas al turismo, como Air France KLM.

Sin embargo, resulta curioso comprobar cómo el principal índice de la Bolsa de París, el Cac 40 tan sólo ha sufrido una caída del 4% en este tiempo, en línea con el descenso que ha experimentado el Dax Xetra alemán, un síntoma de que la Bolsa podría no estar recogiendo aún todo el impacto de la marea de protestas o que, como apuntan algunos analistas, podría estar anticipando la llegada de un plan de choque, con bajadas de impuestos, anunciado por el presidente de la República, Emmanuel Macron. No hay que olvidar que los ‘chalecos amarillos’ arrancaron sus protestas para protestar, precisamente, por la subida de impuestos al diésel que el Gobierno ya ha aparcado.

Peligro para la recuperación de la Eurozona

Según datos de Eurostat, Francia se convirtió en el último trimestre en uno de los motores del débil crecimiento de la Eurozona, precisamente gracias al tirón del consumo. Con un avance del 0,4% entre junio y septiembre (menos que el 0,6% de España), la economía gala parecía despertar lentamente del estancamiento en el que lleva sumida tantos años y convertirse en uno de los motores de la débil Europa en un momento en el que Alemania está sufriendo de forma severa el pinchazo del sector del automóvil.

Es curioso que sea precisamente la crisis del diésel la que se esconde tras esta protesta que también ha contagiado a España. La Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) ya ha alertado de las consecuencias que está teniendo para el sector en España el bloqueo de carreteras en los alrededores de París y otras zonas del país vecino. Un problema que también afecta al sector agroalimentario español, que debe atravesar Francia para exportar productos perecederos al resto de Europa.

Con información de Ok Diario

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close