España

Justicia española ultima reforma que equiparará abusos sexuales a violación

Expertos penalistas encargados de asesorar al Ministerio de Justicia de España ultiman un acuerdo por el que los abusos sexuales serán considerados violación, y serán castigados con una pena máxima de 15 años.

El debate sobre la modificación del Código penal para adecuarlo a la realidad actual del país se abrió a raíz del polémico caso de La Manada, en el que cinco hombres fueron declarados culpables de abusos sexuales y no de agresión (equivalente a violación) a una joven durante la fiesta de los Sanfermines de 2016.

La sentencia se basó en que el tribunal no apreció ni violencia ni intimidación en su actuación, lo que provocó un rápida reacción social y política y llevó al anterior Gobierno del conservador Partido Popular (PP) a encargar la revisión del Código Penal, que data de 1995, en ese sentido.

Lea también: Venezolanos lideran el aumento de extranjeros en España con 20%

Los aspectos que ofrecían más dudas a los penalistas están prácticamente resueltos por consenso, según indicaron a Efe miembros de la comisión de expertos, que prevén que el documento esté listo para final de año.

Además, el equipo de expertos mantendrá la pena máxima de 15 años por violación, la misma que por homicidio, que se aplicará siempre que concurran dos circunstancias consideradas muy graves, como el uso de armas o un trato degradante o vejatorio a la víctima.

El acuerdo de los penalistas incluye cambios en la tipificación de las circunstancias en las que se producen las agresiones sexuales y, con ello, su incidencia en la pena.

También se introducen matices necesarios para adecuar el Código Penal a la realidad actual.

Por ejemplo, se distingue si una víctima ha tomado alcohol o drogas por voluntad propia o si ha sido drogada y su voluntad anulada, lo que implica una responsabilidad aún mayor para el autor de la agresión.

Coincidiendo con la reunión de la comisión de penalistas, la ministra española de Igualdad, Carmen Calvo, aseguró hoy que la protección de la libertad sexual de las mujeres pasa por “aceptar la verdad” de lo que dicen, “siempre”, e insistió en que solo hay dos maneras de formular el consentimiento a mantener relaciones sexuales: “No es no y sí es sí”.

“Las mujeres tienen que ser creídas sí o sí y siempre con las mismas categorías procesales que cualquier otro sujeto para cualquier otro tipo de controversia o de delito”, subrayó Calvo.

Fuente: EFE

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close