fbpx
Latinoamérica

Cumbre del Alba buscaba blindarse en La Habana para supuestas concertaciones políticas

El Alba celebró su XVI Cumbre en La Habana, buscando más integración frente a las presiones de Estados Unidos, EE. UU.  y el avance de la derecha en América Latina.

Encabezados por el anfitrión Miguel Díaz-Canel, el venezolano Nicolás Maduro, el boliviano Evo Morales y el nicaragüense Daniel Ortega, líderes de las 10 naciones miembro buscaron nuevas concertaciones políticas y económicas dentro de la Alianza de los Pueblos de Nuestra América, fundada por los desaparecidos Fidel Castro y Hugo Chávez, hace hoy 14 años.

Buscamos “compartir criterios en medio de las circunstancias complejas actuales, sobre todo con la llegada de gobiernos extremistas al sur de América”, dijo Nicolás Maduro, a su arribo a La Habana.

Queremos fortificar también los programas sociales, educativos y culturales, así como los proyectos económicos conjuntos. Traemos el Petro como opción monetaria de los países del ALBA”, agregó.

Por su parte, el presidente boliviano Evo Morales dijo en tuit: “Nos reuniremos gobiernos y presidentes que trabajamos junto a nuestros pueblos por la identidad, unidad y dignidad latinoamericana y caribeña, frente a ataques del imperialismo norteamericano”.

Actualmente integran el ALBA: Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Venezuela.

Ratificamos nuestra voluntad para consolidar la integración latinoamericana y caribeña”, dijo en su cuenta de Twitter el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel.

En recientes declaraciones, el asesor de Seguridad Nacional de EE. UU. John Bolton, llamó “troika de la tiranía” a Cuba, Venezuela y Nicaragua, países sobre los que EE. UU.  ejerce una fuerte presión política y económica.

No es tiempo de retroceder sino de incrementar la presión”, dijo Bolton en un discurso en Miami previo a las elecciones de medio término en EE. UU.

En declaraciones a la prensa cubana, el canciller boliviano, David Choquehuanca, señaló que el ALBA “es importante en un contexto en el cual fuerzas oscuras quieren el retorno del neocolonialismo, porque a nuestro continente la división llegó con la colonia al igual que el racismo, la cultura de la división, la guerra”.

La llegada del ultraderechista Jair Bolsonaro a la presidencia de Brasil modifica el mapa político regional, luego de los primeros encontronazos con Cuba, antes de asumir la presidencia en enero.

En una cumbre de conservadores de derecha en Latinoamérica celebrada a inicios de diciembre en Foz de Iguaçu, el diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente electo, ofreció Brasil como territorio para un hipotético juicio de “los crímenes contra la humanidad cometidos por el régimen cubano”.

Cuba retiró sus 8,300 médicos del programa “Más Médicos” en el que participaba en Brasil hace cinco años, debido a condicionamientos impuestos por Bolsonaro, que resultaron inaceptables para La Habana.

Según recuerda el diario oficialista cubano Granma, en sus 14 años de existencia el ALBA ha desarrollado ambiciosos programas sociales: Cerca de 5 millones de personas de 30 naciones recuperaron la visión gracias al programa oftalmológico “Misión Milagro”.

También se graduaron 24,000 médicos y alfabetizaron a 5 millones de personas en 18 países con el programa cubano “Yo sí puedo”.

Los países del bloque -de manera independiente- fueron esenciales en la creación de la cadena Telesur como un espacio para luchar contra las corrientes hegemónicas de la información”, dice el diario.

 

Con información de El Nuevo Herald 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close