fbpx
Sucesos

Periodista alemán detenido en Venezuela por régimen madurista inicia huelga de hambre

Billy Six, periodista y documentalista alemán, ha cumplido más de un mes en las celdas de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, SEBIN, en Caracas, Venezuela, por supuestamente haber fotografiado a Nicolás Maduro, en un acto público.

El reportero, detenido el 17 de noviembre en el Estado occidental de Falcón, es acusado de espionaje, violación de zonas de seguridad y rebelión.

Su proceso judicial será llevado por un tribunal militar, una irregularidad aplicada con frecuencia a civiles durante el régimen de Maduro.

Él entró a Venezuela desde la ciudad colombiana de Cúcuta, hizo varias coberturas, entre ellas un mitin con Maduro. Es ahí donde hace unas fotografías muy cerca al mandatario y por ese motivo lo acusan de violar los perímetros de seguridad”, explica Carlos Correa, director de la ONG Espacio Público.

El periodista ha permanecido incomunicado durante los primeros días de su detención. De ahí que inició una huelga de hambre el 13 de diciembre para pedir un abogado privado y comunicarse con la Embajada de Alemania y sus padres.

En una carta divulgada por Espacio Público, el reportero aseguró estar “feliz” porque afronta “mejores condiciones” de detención que en el Oriente Próximo y África y agradeció por la atención médica para sanarse de un dengue que contrajo a finales de octubre, pero denunció que no se permitió conocer los resultados de las pruebas médicas y que un agente de la policía política posiblemente robó su tarjeta bancaria en Venezuela, además de ser privado de sus derechos.

La Embajada alemana en el país sudamericano apenas ha tenido contacto telefónico con el periodista el pasado viernes.

Billy ha concluido su huelga de hambre después de comunicarse con los diplomáticos de Alemania, pero todavía no ha podido hablar con sus padres directamente, siempre lo ha hecho a través de un tercero. Está aislado. Su arresto se conoció tarde, ya tenía muchos días arrestados cuando supimos”, dice Correa.

La preocupación por su seguridad se ha disparado por la muerte de dos reclusos en custodia del Estado, el concejal Fernando Albán y el expresidente de Petróleos de Venezuela, PDVSA,  Nelson Martínez.

Six es colaborador para los medios de derechas Junge Freiheit y Deutschland Magazine y se había autobautizado el “Indiana Jones del Periodismo” en su canal en YouTube por sus incursiones en países con conflictos o grandes crisis. A finales de 2012, el documentalista estuvo detenido un par de semanas en Siria.

Hace unos meses había grabado el éxodo en la frontera colombo-venezolana y un año atrás se fotografiaba junto a militares que custodiaban las elecciones de alcaldes del país caribeño, pero en octubre se trasladó hasta otras provincias para continuar con sus investigaciones periodísticas.

Con él son tres comunicadores prisioneros en el país sudamericano por supuestamente cometer crímenes contra el Estado. Otros arrestados por orden del Gobierno son Braulio Jatar, director del portal Reporte Confidencial y del reportero gráfico Jesús Medina Ezaine.

El Comité para la Protección de los Periodistas ubica a Venezuela como el país con más periodistas en prisión en América Latina, mientras que Reporteros Sin Fronteras, RSF, lo sitúa en su informe anual en el puesto 143 de 180 que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa.

Emmanuel Colombié, director del Despacho América Latina de RSF, exigió su inmediata liberación hace una semana. “El trato que se da a Billy Six es indigno y escandaloso”, dijo.

El directivo ha pedido a las autoridades venezolanas que expusieran las pruebas presentadas contra el periodista y ponerlo en libertad para que pueda preparar su defensa.

Por otra parte, es inconcebible que el Estado venezolano haga que un tribunal militar juzgue al periodista. Esto constituye una grave violación a la legislación nacional y a las obligaciones internacionales del país. Un civil no tiene por qué comparecer ante una corte militar”, agregó.

Con información de Maolis Castro/El País 

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close