fbpx
Internacionales

Arrestado durante 24 horas un símbolo serbobosnio de protestas ciudadanas

Davor Dragicevic, el padre serbobosnio convertido en símbolo ciudadano por sus protestas semanales desde hace nueve meses para que se esclarezca la muerte de su hijo, fue liberado este miércoles tras 24 horas de arresto en Banja Luka, la principal ciudad de la República Srpska, la entidad serbia de Bosnia Herzegovina.

Dragicevic fue detenido el martes, junto con su mujer y políticos de la oposición, a la salida de su domicilio en la ciudad por “motivos de seguridad”, tras haber ignorado una citación judicial, según la policía. Los arrestos originaron una protesta en la plaza principal de Banja Luka -rebautizada por los activistas con el nombre del hijo fallecido (David) y escenario de las manifestaciones semanales- que fue dispersada por la policía. En uno de los vídeos difundidos en las redes sociales se observa cómo decenas de antidisturbios ponen fin a la concentración y uno de los agentes patea a un participante.

La policía retiró además la instalación -formada por fotografías, velas, carteles y una escultura de un puño en alto- colocada en recuerdo a David Dragicevic, el hijo de Davor hallado sin vida el pasado marzo en Banja Luka. La versión oficial inicial fue que robó una casa, borracho y drogado, se cayó a un río y se ahogó de forma accidental. Su padre cree que le mató una persona importante que está siendo protegida por el poder, desde la policía hasta el Gobierno, pasando por los fiscales.

“Soy Davor Dragicevic, el padre orgulloso de un hijo asesinado. Conozco a los colaboradores y a los asesinos de mi hijo”, afirmó este miércoles ante los medios tras salir del arresto con el puño en alto. Dragicevic está acusado de poner en riesgo la seguridad durante una manifestación que lideró ante el Parlamento de la República Srpska el pasado día 17.

Lea también: ¡Otro logro para la comunidad LGBT! Tailandia aprueba ley que reconoce a las parejas del mismo sexo

Su abogado, Ifet Feraget, calificó la detención de injustificada. “No puedes arrestar a alguien que ha pasado tanto dolor. Es un hombre honesto y honorable”, señaló a los medios locales. Pese a la liberación, el movimiento de protesta que lidera, Pravda za Davida (Justicia para David), mantiene una convocatoria de protesta para la tarde de este miércoles.

El responsable de la de la delegación de la UE en Bosnia Herzegovina, Lars-Gunnar Wigemark, manifestó en Twitter su satisfacción por la noticia y pidió, por un lado, a Pravda za Davida que sus manifestaciones sigan siendo “pacíficas y no violentas” y, por otro, a las autoridades de la República Srpska, que “muestren contención”.

La delegación comunitaria había emitido un día antes un comunicado en el que mostraba su “profunda preocupación” con motivo de los arrestos, por los que había pedido explicaciones al Ministerio de Interior de la entidad serbobosnia, que constituye cerca de la mitad del país, de acuerdo a la división administrativa nacida de los Acuerdos de Dayton que pusieron fin a la guerra (1992-1995). “Los acontecimientos de hoy [este martes] mandan una señal negativa y alarmante sobre el imperio de la ley en Bosnia Herzegovina”, agregaba la nota.

Milorad Dodik, el ocupante del asiento serbobosnio en la Presidencia tripartita del país (que rota cada ocho meses con los representantes bosniacroatas y bosniacos, las otras dos comunidades reconocidas del país), ha cargado en varias ocasiones contra Davor Dragicevic. Durante la campaña, cuando aún era presidente de la República Srpska, amenazó con “barrer” el movimiento de protesta, recordó que Dragicevic tiene otros dos hijos y cuestionó la educación que recibió David. Tras la polémica por sus palabras, se disculpó.

El politólogo Jasmin Mujanović, experto en Bosnia y autor de Hunger & Fury: The Crisis of Democracy in the Balkans (Hambre y furia: la crisis de la democracia en los Balcanes), interpretó en Twitter el arresto como el inicio de de una campaña de Dodik contra la sociedad civil en la República Srpska lanzada en Navidades para que reciba menor atención internacional.

El caso de Dragicevic, que logró reunir a 40.000 personas —según los organizadores— poco antes de las elecciones del pasado octubre, es similar al de Dzenan Memic en Sarajevo. La Fiscalía asegura que el joven bosniaco (bosnio musulmán) murió en 2016 en un accidente de tráfico, pero la familia no lo cree y lleva desde entonces denunciando las incoherencias de la investigación. Ambos padres, que combatieron en bandos opuestos en la guerra de Bosnia, comparten ahora escenario en las protestas, el brazo de uno en el hombro del otro.

Fuente: elpais.com/Antonio Pita

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close