fbpx
España

PP presidirá la Junta y Ciudadanos en Parlamento en Andalucía tras acuerdos

Ciudadanos, Cs, ha acordado con el Partido Popular, PP, presidir el Parlamento de Andalucía. Esta opción deja vía libre al líder regional del PP, Juan Manuel Moreno, para presentarse como candidato a la investidura. El líder territorial de los naranjas, Juan Marín, ha reconocido esta tarde que “la presidencia de la Junta no será un obstáculo para el cambio de Gobierno” en la comunidad. Una vez apalabrado el acuerdo queda por decidir la composición del resto de la Mesa y la del Ejecutivo. Los de Albert Rivera quieren evitar a toda vincular de manera directa la presidencia de la Cámara andaluza con los votos de Vox -una premisa inexorable-, y buscan sumar a Adelante Andalucía al acuerdo. Para el órgano de control de la Cámara, Ciudadanos plantea que las vicepresidencias sean para el PP, Partido Socialista Obrero de España, PSOE y Adelante Andalucía, con un puesto cedido por los de Albert Rivera, y las secretarías para PSOE, PP y Vox, a quien los populares dejarían su silla. El partido de extrema derecha está de acuerdo con el reparto que propone Marín, pero la coalición de izquierdas ha convocado una asamblea esta tarde a las cuatro, para decidir si se suma a la oferta de Ciudadanos.

“Es más que previsible que yo sea el próximo presidente de la Junta”, ha reconocido el propio Moreno, minutos después de que Marín asegurara que habrá “sí o sí un Gobierno de cambio en Andalucía conformado por PP y Ciudadanos”. Las negociaciones sobre la composición del Ejecutivo no han comenzado oficialmente, pero están muy avanzadas, confirman fuentes de ambas formaciones. El presidente de los populares andaluces quiere que el esbozo pueda estar cerrado “cinco días antes de la investidura”, ha reconocido hoy.

Ciudadanos no ha querido desvelar quién será su candidato para presidir la Cámara andaluza hasta no conocer si Adelante Andalucía acepta su propuesta de conformación de la Mesa. Solo así se podrá constatar la composición paritaria. Los de Rivera quieren evitar cualquier maniobra del PSOE que posibilite la anulación de la distribución por falta de paridad. El nombre que suena con más fuerza es el de Marta Bosquet, diputada por Almería y quien ha liderado el equipo negociador del programa de Gobierno con el PP.

La presidencia del Parlamento es un puesto estratégico para el devenir de la legislatura, ya que tiene la potestad de acelerar, retrasar e incluso bloquear las propuestas que proceden del Ejecutivo y es clave para la convocatoria del pleno de investidura y la selección del candidato a la misma. Si como ya ha asegurado la dirigente socialista, Susana Díaz, ella presentará su candidatura a dirigir la Junta, el presidente es quien, tras consultar a los portavoces de los grupos parlamentarios, designará a quien cuente con más apoyos, que, a priori, sería Moreno. El propio presidente del PP andaluz ha reconocido esta tarde que cuenta con ser investido en torno al 16 de enero.

Todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria han mantenido una intensa mañana en el Parlamento de Andalucía con reuniones y encuentros cruzados para tratar de llegar a un acuerdo que satisfaga a todos los grupos sobre la composición de la Mesa de la Cámara. Vox tiene asegurado un lugar con voz y voto, que le ha garantizado el PP, pero Ciudadanos está tratando de desvirtuar el sostén forzoso que supone tener que depender del partido de Santiago Abascal para ostentar la presidencia del Parlamento. Adelante Andalucía, la confluencia de Podemos e Izquierda Unida en la comunidad, se reúne la tarde del miércoles para decidir si aceptan un puesto en la Mesa.

“De esta manera se demostraría que no hay sectarismo por parte de los grupos que integran el cambio y se llegaría a un reparto justo”, coinciden populares y naranjas. Así, además, Ciudadanos conseguiría que su candidato fuera el presidente con más apoyo de la historia en Andalucía, más allá del origen del mismo. La delegación de Ciudadanos, encabezada por Marín y su secretaio general, José Manuel Villegas, se ha reunido esta mañana con el dirigente de Adelante Andalucía, Antonio Maíllo, para arrancarles su apoyo, sin éxito, de momento.

La coalición de izquierdas quiere entrar en la Mesa con una representación de pleno derecho, pero está incómoda con tener que depender de la concesión de Ciudadanos y verse envuelta en una estrategia fraguada por el bloque de derechas. A lo largo de la mañana Maíllo ha estado reunido con el jefe del equipo negociador del PSOE, Mario Jiménez, para tratar de pactar con ellos la cesión de un asiento por parte de los socialistas. Si Vox tiene presencia activa en la Mesa, el PSOE ha dejado claro que no le interesa políticamente dejar uno de sus tres lugares en la Mesa a Adelante Andalucía. Bajo esa premisa, desde Adelante Andalucía ven complicado llegar a un acuerdo con los socialistas. “Las negociaciones sobre la Mesa acaban de comenzar”, sostienen desde esa formación.

En el PSOE defienden que ellos son quienes han ganado las elecciones con más de un millón de votos y con una diferencia de siete puntos respecto del PP, una ventaja que les legitima, interpretan, para aspirar a la presidencia de la Junta, del Parlamento y para mantener sus tres puestos en la Mesa de la Cámara.

Fuente: El País

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close