InternacionalesSlide

Rumania asume la presidencia de la Unión en plena tensión por su nivel de corrupción

Rumania asumirá por primera vez el próximo 1 de enero la presidencia rotatoria de la UE en un momento de tensión con las instituciones comunitarias. El Ejecutivo de la socialdemócrata Viorica Dancila toma el relevo a Austria con dudas sobre su capacidad para liderar y moderar los grandes debates: desde el Brexit hasta la inmigración. El Gobierno, además, está bajo la lupa de Bruselas por reformas que, a su juicio, socavan la independencia judicial y la lucha contra la corrupción y por los desequilibrios de sus cuentas públicas.

El canciller austriaco Sebastian Kurz, dando el relevo a la primera ministra rumana, Viorica Dancila.

El canciller austriaco Sebastian Kurz, dando el relevo a la primera ministra rumana, Viorica Dancila. Foto: Vadim Ghirda (AP)

La celebración de un referéndum, el pasado octubre, para vetar los matrimonios del mismo sexo en la Constitución rumana encendió las alarmas en Bruselas ante una posible involución en los derechos civiles. Bucarest será en los próximos seis meses una de las capitales oficiosas del proyecto comunitario. Y lo será en tiempos del Brexit, de guerras comerciales, de desafíos migratorios y de unas elecciones cruciales al Parlamento Europeo el próximo 26 de mayo. Pero en la agenda de Bruselas para el próximo semestre sigue estando la propia Rumania, cuya deriva legislativa viene constatando la Comisión de Venecia, organismo del Consejo de Europa experto en el campo constitucional.

El último informe de este órgano consultivo alertó de la “preocupación” que suscitan unas reformas que implican “debilitar seriamente la eficacia de su sistema penal”. Igual de contundente fue el vicepresidente de la Comisión Europea y candidato socialista a presidir la Comisión, Frans Timmermans, quien advirtió a la primera ministra Dancila que sería “brutal” en sus valoraciones si su Gobierno sigue transitando por esa vía.

Desde su ingreso en la UE en enero de 2007, Rumania, al igual que Bulgaria, está sometida a la vigilancia de Bruselas a través del Mecanismo de Cooperación y Verificación. Sofía está cerca de salir de ese procedimiento, pero no Bucarest. En el último año y medio la capital rumana ha sido escenario de grandes manifestaciones contra la corrupción y sus líderes políticos han flirteado con la retórica antieuropeísta.

Pero Bruselas vio con inquietud sobre todo la dimisión del ministro de Exteriores, Victor Negrescu, quien estaba pilotando el proyecto para asumir la presidencia rotatoria. Exparlamentario en Bruselas, Negrescu era considerado el político más proclive a tender puentes con la Comisión Europea. Según los medios rumanos, esa actitud suscitó recelos entre sus compañeros de partido (socialdemócratas), creando un clima insostenible que lo empujó a dejar el cargo.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close