fbpx
España

España se distancia de Brasil aunque manteniendo importantes lazos políticos y comerciales

Pedro Sánchez y su Gobierno están en las antípodas del nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Eso sí, fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores esperan que esa distancia no repercuta en “los importantes lazos” que unen a ambos países. Brasil, según las mismas fuentes, es “un socio estratégico de primer orden, político y comercial”, y España apuesta por “continuar esa relación”.

Bolsonaro tomará posesión este lunes en Brasilia. Allí se hará oficial la distancia entre los dos gobiernos, ya que la representación oficial española bajará de nivel comparada, por ejemplo, con la toma de posesión del también nuevo presidente de MéxicoAndrés Manuel López Obrador, el pasado 1 de diciembre.

La máxima autoridad española en Brasilia será la presidenta del Congreso, Ana Pastor, acompañada por el secretario de Estado de Cooperación, Juan Pablo de la Iglesia.

Hace menos de un mes, fue el jefe del Estado, el Rey Felipe VI, y el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, quienes asistieron a la toma de posesión de López Obrador.

Exteriores asegura que la representación de España en Brasilia “será de primer nivel”, ya que Pastor es la tercera autoridad del Estado tras el Rey y el presidente del Gobierno. Pero no niega que el rango se reduce con respecto a la toma de posesión de López Obrador.

Lea también: Estos son los 12 presidentes que han confirmado asistir a investidura de Bolsonaro

Desde el Ministerio tampoco desmienten que los gobiernos de España y de Brasil van a estar a partir de ahora más lejos. Aun así, apuntan que a los dirigentes políticos “se les juzga por sus hechos” y el Gobierno “tiene el máximo interés por seguir de cerca sus primeros pasos” .

Ya antes de la segunda vuelta de las elecciones en Brasil, Bolsonaro lideraba todas las encuestas de intención de voto, haciendo gala de un discurso totalmente alejado de lo políticamente correcto.

La campaña del candidato brasileño, defensor de la familia tradicional y tildado de machista, racista, militarista y homófobo por sus detractores, fue muy polémica. Y tuvo un antes y un después el 6 de septiembre, cuando un perturbado mental de 40 años le apuñaló en el abdomen con un cuchillo de cocina. Bolsonaro pasó parte de la campaña electoral en el hospital, lo que catapultó aún más sus opciones.

Tras su victoria en las urnas (con un 55,54% de los votos), el Gobierno español emitió un comunicado en el que transmitió al presidente su “deseo de éxitos en la consecución de un Brasil próspero, justo y democrático”, en una nueva etapa “llena de desafíos” y “desde la confianza en la fortaleza de sus instituciones”.

Con una redacción fría en la que no felicitó al líder brasileño, Exteriores sí felicitó “a las autoridades y al pueblo de la República Federativa del Brasil por el comportamiento cívico y democrático” demostrado durante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que se celebraron el 28 de octubre.

Con un tono distante, Pedro Sánchez no entró a valorar en Twitter la victoria de Bolsonaro y se limitó a destacar que “el pueblo brasileño ha decidido su futuro para los próximos años”. Sin mencionar siquiera a Bolsonaro, Sánchez indicó que Brasil “siempre contará con España para conseguir una América Latina más igualitaria y más justa, la esperanza que ha de iluminar las decisiones de todo gobernante”.

Con información de elmundo.es

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close
Close